• Hoy 15 - Zárate - 8.3° / 10.5°
    • Despejado
    • Presión 1028 hpa
    • Humedad 64%
  • Sobreseyeron a los policías imputados en el Caso Bordenave

    16/12/2012

    A principios del mes de septiembre comenzó el juicio a los policías imputados por el caso de Juan Manuel Bordenave, el joven que fue encontrado ahorcado en un calabozo de Comisaría Primera Zárate y en condiciones que nunca estuvieron claras para la familia, para los amigos e incluso para la propia justicia.
    Juan Manuel ingresó a las 12:40 del 7 de junio del 2008 a la comisaría local por “Averiguación de Antecedentes” y cuatro horas más tarde de ser detenido fue encontrado sin vida por un policía que pasó, “de casualidad”, por el frente de la celda, en la cual estaba prohibido alojar a detenidos.
    Los dos imputados principales de la causa eran el comisario retirado Tristán Porcheda, responsable de la Comisaria Primera de Zarate el día de la muerte de Juan Manuel. Este oficial debía supervisar a los efectivos de la comisaría, entre los que se encontraba el Teniente Sebastián Esnaola, el otro imputado de la causa. Cabe mencionar que a Porcheda, luego de la muerte de Juan Manuel Bordenave, lo ascendieron a Comisario. Y Esnaola presta servicio actualmente en la comisaría de Maquinista Savio en Escobar como oficial de servicio. Esnaola fue quien precisamente, dio la orden de encerrar a Juan Manuel en un calabozo clausurado. El delito que se les endilga es “mal desempeño de funcionarios públicos”.
    Ayer se llevó a cabo la última audiencia judicial, en la que se conoció el veredicto de la jueza Raquel Slotolow, titular del Juzgado en lo Correccional Nº 2. Finalmente, la magistrada resolvió sobreseer a ambos policías. Esto causó indignación y mucha bronca en la familia de Juan Manuel que estuvo presente cuando la jueza leyó su veredicto.
    Lo que buscaban con este juicio era separar definitivamente de la fuerza a ambos policías como primer paso en la estrategia judicial de la familia por buscar la verdad y la justicia. Sin embargo sufrieron un traspié. Cuando fueron a buscar las razones por las cuales la jueza decidió esto se encontraron con la siguiente explicación: “no había nada firmado ni escrito”.
    “Lo que nos comentó la jueza era que si bien todos los policías que trabajaban en la Comisaría Primera sabían que no se podían alojar detenidos en los calabozos, no hubo nada escrito. El primer comisario al que le llegó la resolución se olvidó de notificar o de labrar un escrito informando al resto de los efectivos sobre esta nueva disposición. Y así fueron pasando los comisarios sin tener en cuenta esta nueva reglamentación. La verdad es que estamos muy indignados y con mucha bronca”, expresó Inés Casse, la madre de Juan Manuel.
    Por último, la familia anticipó que van a apelar el fallo de la jueza. “A más de cuatro años de la muerte de Juan no hay responsables del hecho”, concluyó dolida Inés Casse.

    A %d blogueros les gusta esto: