• Hoy 25 - Zárate - 19° / 20.4°
    • Lluvia
    • Presión 1013 hpa
    • Humedad 58%
  • Creatividad e imaginación, los pilares para recrear las Eco-huertas Escolares

    14/12/2013

    La Agencia de Extensión Rural INTA Zárate trabaja en 35 instituciones educativas en los Partidos de Zárate y Exaltación de la Cruz.
    La labor pedagógica y el gran compromiso docente en los diferentes niveles educativos permiten que se lleven a cabo diferentes tareas como en la escuela como la promoción del programa, huertas escolares, producción de plantines para la venta y la entrega a las familias, trabajos de reciclado y reutilización de los residuos, campañas de forestación, educación alimentaria, elaboración de alimentos, campañas de recolección de herramientas, fabricación y diseño de maquinas para la agricultura familiar, generación de proyectos tecnológicos y otros solidarios que derraman a la comunidad saberes y potencian los logros escolares.
    Las capacitaciones docentes y el seguimiento de las actividades han permitido acrecentar el número de las instituciones y de los proyectos educativos que participan y se vinculan con el INTA.
    Existe una gran diversidad de propuestas de Huertas Escolares que se definen y toman las características del ámbito donde se llevan a cabo. Muchas veces, tienen grandes dificultades que van desde el patio con baldosas, la indiferencia de los directivos hasta el vandalismo interno y externo a la institución. Pero, es indudable, cuando crece y se asoma una hortaliza en el patio, es apreciada y admirada por toda la comunidad escolar, esto permite dar aliento, estímulo al proyecto que recién comienza y también da los elementos para empoderar la propuesta y marcar los caminos que siguen. Los comienzos siempre son tenues y temerosos al fracaso (los errores son necesarios para crecer), pero con el correr del tiempo la propuesta toma mucho vigor y se anida en los chicos y en los docentes.
    La imaginación y la creatividad son esenciales en el ser humano para adaptarnos a las dificultades, esto genera una multiplicidad de propuestas de huertas escolares, cuyo fin educativo y social es representar la dinámica de la vida de un ecosistema de huerta que permita observar, disfrutar, aplicar y estudiar los seres vivos y sus relaciones incluidos nosotros. Como también uno de los productos obtenidos, las verduras, es algo concreto que mejora la calidad de vida a través de la promoción de la salud por medio de la alimentación. Este espacio natural es un aire fresco a una estructura educativa que se transporta a otra aula, un aula a cielo abierto donde los alumnos forman parte y sienten que sus acciones y decisiones son vitales para su sostén.
    Las huertas se redefinen por sus objetivos, funciones, servicio y se adapta a las condiciones de cada institución. La huerta convencional sobre suelo es el ejemplo a seguir, pero hay otras formas que cada vez son más numerosas como la huerta vertical, la de canteros o maceteros, la de cajones agrupados con microtúneles, la áulica, etc.
    La acción educativa y transformadora se visualiza de manera concreta, el alumno fácilmente puede dominar estos temas. Cuando se los consulta pueden conocer e identificar a las plantas hasta explicar cómo cultivar y cosechar una hortaliza. Los alumnos se sienten satisfechos con esta experiencia y así la transmiten, alientando a otros para que la realicen.
    “Es nuestro objetivo seguir trabajando para mejorar la educación como también renovar el compromiso de estar al servicio de comunidad”, manifestaron desde el INTA.

     

    DSC02466