• Hoy 28 - Zárate - 23° / 23.7°
    • Despejado
    • Presión 1012 hpa
    • Humedad 54%
  • Muestra de Nelson Escalante en el Centro Cultural “Tito Alberti”

    10/3/2016

    Los cuadros de Nelson Escalante narran historias. Las historias suceden en un tiempo que sólo a ellos les pertenece. El espacio es la noche. La noche: las sombras, los sonidos, la atmósfera. Salir de este mundo y entrar en otro, el canal de creación se lo da la luna, la casa, las cosas quietas, una revelación, una epifanía…
    “La tarea era en diferentes horarios cuando era chico y rigurosamente, solía levantarme muy temprano a pintar las nubes o las plantas, me interesaba la idea de los colores y porque cambiaban a medida que pasaba el día; después de un tiempo de estudiar al aire libre y darme cuenta que el día no alcanzaba comencé a entregarme a la noche, donde pintaba a la luz de las velas para intensificar la sombra”, cuenta Nelson, que el próximo viernes a las 20 horas inaugura su muestra en el Centro Cultural “Tito Alberti” de Brown 355.
    La fuerza misteriosa de la noche lo acompaña hasta entrado el alba. El, dice que hay algo ahí, dejar de pertenecer al mundo ordinario para trazar un puente y conectar con lo desconocido que trae lo onírico, la osmosis, el azar que hace tan bien las cosas
    Sus cuadros poseen una impronta singularísima, como de un sueño hecho realidad, símbolos que se mezclan, con imágenes hiperrealistas de su intimidad, iconos que se repiten a lo largo de sus obras: un guante rojo que podría ser el mismo alterego del autor. Es notable el complejo procedimiento que realiza el artista para llegar a la imagen pictórica final: compone una escena, los personajes suele interpretarlos él mismo o personas muy cercanas a él, para realizar una serie de fotografías, elegir una, editarla hasta llegar a la imagen final. Edición en gran formato, collage, fotoperfomance, montaje, van generando pliegues finos y trazando un recorrido narrativo que nos llevan desde la historia del arte, hasta la historia de sus padres, el amor, el desamor, el desasosiego, la búsqueda de la belleza. Ni hablar de la perfección matemática de sus piezas, las texturas, la anatomía, los claroscuros, intensidades y brillos.

    nelson-flyer