• Hoy 28 - Zárate - 22.3° / 25°
    • Despejado
    • Presión 1011 hpa
    • Humedad 52%
  • Se compartieron talleres artísticos en la Costanera

    10/3/2016

    El pasado domingo se llevó a cabo en la costanera la segunda edición del Zárate Love. En esta oportunidad, la invitación fue compartir una tarde de talleres en la costa ribereña.
    La actividad se llevó adelante entre las 17 y 20 horas. La oferta fue : Taller de Collage, coordinado por Carla Vecchia; Taller de Grabado por Lorena Pradal; Taller de Canciones por Juan Collado; Taller de Dibujo, por Nelson Escalante; Taller de Vitro-Mosaiquismo por Flor MinerAli; Taller de Escritura por Nadia Sandrone, quien estuvo a cargo de la Coordinación del evento cultural.
    Se realizó una inscripción previa, donde hubo más de 50 inscriptos y concurrió gente de muchas edades, aunque predominó la presencia de jóvenes. Se acercó gente de vecina de Campana y de alrededores. La actividad fue libre y gratuita.
    “Nuestra propuesta es pensar el espacio como inspirador y condicionante de la creatividad, fomentando la actividad de la comunidad artística a través el uso de espacios públicos. En busca de una identidad que reafirme los patrimonios y valores culturales, permitiendo y favoreciendo el ingreso a los mismos a través de experiencias ricas e intensas con la cultura local. Impulsando la democratización del acceso al disfrute de los bienes culturales, y potenciando la visibilización de nuestras prácticas poéticas”, señalaron los organizadores.
    Zarate Love se pronuncia como una obra colectiva, un acto poético de unión, camaradería, producción y poesía. “Estamos pensando en lo que será la tercera edición Gracias a todos por acompañarnos. Seguiremos caminando Tenemos Fe en la construcción y la magia. Aportarle al mundo Belleza”, expresó Nadia Sandrone, una de las organizadores de estas jornadas artísticas en la Costanera.

    Poema de Melina Mendoza en el Taller de Escritura:
    Si la muerte
    persigue a los poetas,
    provoca a los aventureros,
    silencia a los religiosos,
    evoca los cantos de los nativos,
    quizá no es tan solitaria,
    quizá no es tan el alma perdiéndose en el vacío,
    quizá no es tan a ver si nos ganamos el cielo o el infierno,
    quizá no es tan despedida.
    Me la imagino
    como digna ser humana.
    Y ahora,
    me imagino muriendo.
    Me imagino un transporte ajeno a lo biológico,
    que le hace mimos a lo metafísico.
    Me imagino ese tabú,
    esa incomprensión,
    esa inexperiencia,
    esa virginidad que tenemos los vivos,
    y me la imagino inefable.
    Lo imagino, a veces, como en Beetlejuice.
    Lo imagino, a veces, como en Gasparín.
    No le temo
    pero comprendo el miedo.
    La incertidumbre alimenta el miedo.
    No la espero,
    pero se entiende que llegará
    y en ella “habremos sido”.

    El taller de collage, entre otras actividades en la Costanera.

    El taller de collage, entre otras actividades en la Costanera.