• Hoy 21 - Zárate - 9.3° / 10.1°
    • Nublado
    • Presión 1026 hpa
    • Humedad 74%
  • Rabia, una enfermedad mortal

    4/6/2016

    La rabia es una enfermedad de evolución aguda que produce una encefalitis grave, casi siempre mortal. Es una zoonosis que afecta a animales mamíferos, tanto salvajes como domésticos, que la transmiten al ser humano a través de la mordedura o lamida de heridas abiertas.
    Los perros son los principales huéspedes y transmisores de la enfermedad, ocasionando más del 95% de los casos de muertes por rabia humana en Asia y África, y los murciélagos en las Américas.Los episodios en humanos por contacto con zorros, mapaches, mofetas, chacales, mangostas y otros huéspedes carnívoros salvajes infectados son muy raros. La transmisión de persona a persona por mordeduras es teóricamente posible, pero nunca se ha confirmado.
    Aunque no es común, también puede contraerse la rabia por trasplante de órganos infectados o inhalación de aerosoles que contengan el virus.
    En los humanos los síntomas que deben hacer sospechar el diagnóstico de rabia son: sensación de hormigueo en el sitio de mordedura o lamedura, días después de haber sido agredido por un animal; fiebre; inquietud; dificultad para tragar; babeo; dolor de cabeza; espasmos musculares; convulsiones.En los perros y gatos los síntomas incluyen cambios de comportamiento, agresividad, salivación excesiva, imposibilidad de tragar o de beber, pupilas dilatadas, convulsiones, parálisis y muerte.
    La rabia es una enfermedad desatendida de poblaciones pobres y vulnerables, cuyas muertes raramente se notifican y no disponen o no tienen fácil acceso a las vacunas humanas y a las inmunoglobulinas. La vacunación de los perros es la estrategia más rentable para prevenir la rabia humana. La misma reducirá no sólo las muertes, sino también la necesidad de profilaxis tras la exposición como parte de la atención a los pacientes mordidos por perros.
    Las vacunas, seguras y eficaces, se pueden utilizar como inmunización preventiva en los seres humanos. Se recomienda la profilaxis preexposiciónde los viajeros que pasen mucho tiempo al aire libre (particularmente en zonas rurales) y realicen actividades como ciclismo, acampadas o senderismo y en aquellas personas cuya estancia en zonas con riesgo importante de exposición a mordeduras de perros sea prolongada. También en las personas que tienen ocupaciones de alto riesgo, como los que trabajan con virus de la rabia, los que realizan actividades que puedan ponerlas en contacto directo, por razones profesionales u otras, con murciélagos, animales carnívoros y otros mamíferos de zonas afectada.
    En caso de sufrir una mordedura: lavar la herida con abundante agua y jabón, no colocar alcohol ni otro desinfectante, concurrir rápidamente al centro de salud más cercano para ser evaluado por un médico para realizar vacunación y administración de inmunoglobulina antirrábica (según corresponda el caso). Debe evitarse la sutura de la herida y se indicará la profilaxis antitetánica y antimicrobiana.
    Dr. Federico R. Simioli
    Médico Infectólogo / M.N. 134255

    rabia