• Hoy 20 - Zárate - 6° / 6.3&deg
    • Nublado
    • Presión 1026 hpa
    • Humedad 85%
  • Toyota proyecta producir en Argentina la versión híbrida de su pick up más vendida en el país

    1/6/2017

    Se trata de la Hilux. La firma japonesa arrancará con un programa de capacitación de mecánicos para la fabricación de estos vehículos ecológicos
    La automotriz Toyota prevé comenzar a producir en 2025 en el país la versión híbrida de su pick up, la más vendida en Argentina, como parte del plan estratégico de eliminar la comercialización de vehículos a combustión fósil hacia 2050, para lo cual la firma japonesa invierte u$s100 millones cada año y comenzará la próxima semana un programa de capacitación de mecánicos, junto al sindicato del sector.
    El director de Asuntos Corporativos de Toyota Argentina, Diego Prado, reafirmó los planes estratégicos de la empresa a nivel mundial que “apuntan a que en 2050 ya no se comercialicen vehículos tradicionales a combustión”, en línea con la política del gobierno de favorecer la venta de unidades híbridas y eléctricas.
    El ejecutivo participó, junto al secretario general del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA), Ricardo Pignanelli, y a autoridades del Ministerio de Educación, de la inauguración de los cursos de capacitación y formación de personal para la fabricación de estos vehículos ecológicos, que comenzarán a dictarse al personal del gremio desde la semana próxima en la planta de Zárate.
    “La idea es que la próxima línea de las camionetas Hilux tenga una versión híbrida” de producción argentina, dijo el ejecutivo, quien reseñó que la pick up también se fabrica solo en Tailandia y Sudáfrica.
    Prado estimó que la pick up híbrida de fabricación nacional podrá estar en producción hacia 2025 o 2024, cuando se espera que Toyota lance la nueva línea de Hilux, cuya última versión es de 2015.
    “Las exigencias ambientales y las regulaciones mundiales reconvertirán la movilidad y tenderán a tecnologías mucho más amigables, como el auto eléctrico. Pero la tecnología del futuro será los coches a celda de hidrógeno, que funcionarán con energía acumulada y generada con cualquier sustancia orgánica. Solo emitirán vapor de agua. Es decir, habrá contaminación cero”, explicó el ejecutivo.
    Al respecto, Prado subrayó que Toyota invirtió en los dos últimos años en la industria local u$s800 millones y que de forma anual destina otros u$s100 millones para instalar nuevos equipos e instrumental e incrementar la capacidad de producción, ya que esas nuevas tecnologías solo pueden llegar si hay “cierto nivel de negocios”, resaltó.
    “Eso permite abaratar los costos. Toyota aumentará de forma permanente los volúmenes de producción y exportación”, dijo Prado, quien realzó “la visión estratégica” de SMATA, que decidió trabajar de forma conjunta con la multinacional en “la formación y capacitación del personal que fabricará los futuros autos eléctricos en el país”.
    El directivo de Toyota también ponderó que el gobierno argentino haya incentivado de forma reciente este nicho de mercado a partir de “la desgravación de los derechos de importación” y señaló que esa tecnología “no requiere infraestructura” para implementar su pleno desarrollo en el país.
    “Esa tecnología reduce en un 50% el consumo energético de los autos y las emisiones. Con el SMATA se convino que es la más adecuada para países como Argentina y el resto de América latina en ese proceso de transición”, que como primera etapa tendrá a la formación de los profesores de los trabajadores mecánicos.
    Prado puntualizó que “el cambio ambiental es un tema instalado y ocurrirá más tarde o más temprano, con mayor o menor resistencia, porque lo demandará la sociedad para tener un mundo sustentable”.
    En cuanto a posibles reacciones de los intereses petroleros, aseveró que “los gobiernos ya están determinando restricciones a las emisiones y la movilidad y, aunque haya marchas y contramarchas, el camino no tiene retorno”.
    “Toyota siempre intenta generar una estructura de negocios sustentable y, parte de ella, se relaciona de forma directa con un medio ambiente que permita continuar viviendo. La empresa está alineada con la visión del Papa Francisco, con el Protocolo de París y el Acuerdo de Tokio. Esas son las directrices”, concluyó.