• Hoy 11 - Zárate - 10.7° / 11°
    • Nublado
    • Presión 1019 hpa
    • Humedad 44%
  • Ambientalistas marchan hoy contra la instalación de Atucha III

    9/8/2017

    A partir de las 17 horas, en todo el país, se desarrollarán tres concentraciones para reclamar contra la energía nuclear. Una de ellas tendrá epicentro en la plaza Mitre de nuestra ciudad, mientras que las otras dos se desarrollarán en la plaza Alsina de Viedma, Río Negro; y en el monumento San Martín de la ciudad de Neuquén.
    En sincronía, las tres movilizaciones tendrán el mismo mensaje, “No a la Planta Nuclear en la Patagonia ni en otro lugar”. Además se eligió este día en conmemoración con los bombardeos nucleares de Estados Unidos y sus aliados sobre los pueblos japoneses de Nagasaki e Hiroshima.
    En Zárate la consigna es clara, “No Atucha III, no al plan nuclear argentino”, y el encuentro está organizado por ambientalistas que forman parte del Movimiento Antinuclear Zárate-Campana. “El epicentro de la energía nuclear en Argentina se encuentra en Zárate; es por ello que invitamos a todos a acercarse a Zárate, y a nuestros vecinos a convocarse en la plaza para repudiar por completo el plan nuclear Argentino.
    Los reactores nucleares en Zárate se han emplazado a espaldas de la gente de todo el país, nadie ha consultado nunca nada a nadie”, expresa el comunicado del movimiento antinuclear. “Todos somos responsables del futuro de las próximas generaciones; que nadie, nos imponga vivir a la fuerza con un reactor nuclear en la Argentina”, es el mensaje para la marcha de hoy.
    Por su parte, Viedma realiza la convocatoria este 9 de agosto como Marcha Nacional y es por ello que extiende la invitación a que el resto de ciudades de la Patagonia, y la República Argentina en su conjunto, se convoquen a marchar hoy. De hecho se espera que vengan decenas de ambientalistas de Capital Federal y partidos vecinos hoy a Zárate.

    Proponen reemplazar Atucha III por energías renovables
    El martes 9 de mayo un dirigente sindical del gremio Luz y Fuerza Zárate fue víctima de una ataque hacia su integridad física, tras ingerir agua pesada, la cual fuera colocada en una botella de uso personal en la Central Nuclear Atucha. El mismo trabajador denunció que se trató de un atentado. Y este incidente particular ha marcado un antes y un después, dado que el Concejo Deliberante está pidiendo más seguridad en las centrales nucleares y la intervención del gobierno bonaerense en función de diagramar un plan de emergencia nuclear en la provincia.
    A raíz del episodio y en virtud de la marcha de hoy, el movimiento antinuclear Zárate- Campana ha elaborado un preámbulo con varias reflexiones que luego buscarán desarrollar en profundidad con los interesados que se acerquen a la concentración. “Atucha 1 y Embalse tienen la vida útil vencida, cerrarla cuesta mil millones de dólares y en relación al costo aportaron casi nada a la generación de electricidad. Atucha 2 fue la central más cara del mundo; no se sabe si el costo fue 12, 15 o 18 mil millones de dólares; con esa plata puesta en cualquier otro proyecto se hubiera generado más electricidad y más trabajo permanente. Un reactor nuclear no contamina solo cuando explota, está lleno de cientos de incidentes con fugas radioactivas que hacen de Zárate unos de los lugares con tasas de cáncer más alto del país. El agua pasada que ingirió un dirigente sindical podría también terminar en una red pública, tal cual lo manifiestan los concejales. Alemania, Francia, Estados Unidos y Japón salen de la industria de la energía nuclear porque no hay mercado y por lo tanto el costo será inevitablemente cada vez más caro que cualquier otra alternativa que pueda competir y tenga futuro; en este caso los trabajadores fueron relocalizados en otros rubros y esos países siguieron adelante igual. El tema nuclear es indiferente al problema del trabajo, del crecimiento y del abastecimiento de energía. En otros países como Austria, Suiza, Alemania e Italia la gente se informó y votó sobre si querían una central nuclear. En Argentina nunca hubo una consulta popular al respecto. Los reactores nucleares chinos que traen para Atucha 3 son de una tecnología que Argentina no maneja, los años de investigación y desarrollo, la cantidad enorme de dinero, no alcanzaron para hacer un proyecto competitivo en el mercado local e internacional. Los reactores nuevos no llegan por medio de una planificación, sino que entraron en el marco de una gran negociación que desconocemos sus alcances. Los preacuerdos fueron hechos por Franco Macri, ejecutados por Cristina Fernández y continuados por Mauricio Macri. Argentina puede cubrir la proyección de lo que se quiere abastecer con energía nuclear con un mix de energías renovables, por mucho más tiempo, con combustible gratis y a menor costo; o sea de forma sustentable. El ciclo del uranio produce igual cantidad de emisiones de CO2 que una termoeléctrica equivalente en potencia. No hay solución para los residuos, que se amontonan en la pileta de enfriamiento. Además el basurero nuclear de Ezeiza colapsó y filtró radioactivdad al acuífero Puelche, lugar en de abastecimiento de gran parte del agua del Gran Buenos Aires para el consumo. No se le puede imponer a alguien un riesgo que no tiene ganas de asumir. Argentina ha cambiado el régimen de lluvias y los suelos absorben distinto el agua, gracias a la clase política por aclararnos que Atucha no será golpeada por un tsunami pero nos preocupa más una inundación con las represas que están aguas arriba. El lecho del rio es una falla tectónica activa, con registros de actividad sísmica bajo pero suficientes para generar un fallo operativo. Dos tercios del consumo de Atucha es doméstico y logístico, por eso hay muchas posibilidades de disminuirlo sin necesidad de generación”, concluyeron desde el movimiento antinuclear Zárate- Campana.