• Hoy 11 - Zárate - 10.7° / 11°
    • Nublado
    • Presión 1019 hpa
    • Humedad 44%
  • “Insisten con plantas nucleares, que son caras y no tienen futuro”, dicen ambientalistas

    26/8/2017

    Representantes del movimiento Antinuclear Zárate- Campana publicaron un documento en el cual retoman el debate sobre la instalación de centrales nucleares, la continuidad del plan nuclear argentino por el actual gobierno de Macri y la sustentabilidad de nuevas formas de producir y consumir. “Se licitaron a China dos reactores nucleares, Atucha III y otro que no se sabe en dónde poner, por un total de 12.500 millones de dólares con capacidad para generar 1870 megavatios. Mientras tanto, el Plan Renovar ofrece (entre energía eólica y solar) 2400 megavatios repartidos en 59 proyectos a un costo de 4.000 millones. Esto da 6,68 millones de dólares por cada MW vs 1,67 M$/MW para las renovables, que resultan ser 4 veces más baratas. Otro dato para destacar es que se las llama renovables porque el sol y el viento son gratis, y no se acaban nunca; es decir no habrá mercado de combustible ni minería de uranio, ni guerras, ni desplazamiento de población, ni residuos radioactivos, ni potenciales accidentes. Entonces hablamos de la energía nuclear como mito o una estafa. Este es el debate que hay que compartir con la población”, expresaron desde el movimiento antinuclear.
    “Hablamos de modo sencillo, casi irónico, porque en realidad no se puede creer lo que nos pasa y es necesario intentar hacer un esfuerzo para entender bien por qué naturalizamos algo que causa un alzamiento popular en cualquier parte del mundo cuando pretenden instalar un reactor nuclear cerca de alguna ciudad, como lo ocurrido recientemente con la marcha que se realizó en simultáneo en cientos de localidades del sur de la Argentina. Además, según datos de la Asociación Argentina de Energía Eólica (AAEA) la Argentina tiene la capacidad de producir, con energía eólica, más de 10 veces el total de la producción actual. El porcentaje de energía nuclear en la Argentina es un 8% si contabilizamos Atucha III. Lo cual significa que se puede reemplazar cientos de veces la producción de energía nuclear por la eólica, y de un modo más barato para los que solamente ven los costos. Además podría generar 5 veces más puestos de trabajos según el Worldwatch Institute, para producir 1.000 Gwh de electricidad, por año, se requieren 100 trabajadores en la industria nuclear y 542 trabajadores en la industria eólica”, subrayaron los ambientalistas.
    “Entonces tenemos que pensar lo siguiente, que los reactores son un proyecto de otra época, como los trenes de vapor en la década del 30. Los reactores nucleares se multiplicaron por el globo en dos ciclos históricos distintos, cada uno con una razón de ser diferente. Uno está terminando ahora y el otro recién comienza. Estamos a tiempo de impedirlo, luego será muy tarde y lamentaremos haber desperdiciado tanta plata en semejante bazofia, que en el mejor de los casos quedará encofrada delante nuestro luego de haber puesto otros cientos de millones de dólares más. En el primer ciclo, que incluye el emprendimiento de Atucha 1, Embalse y el inicio de Atucha II, la decisión de construirlas fue adoptada en los años ‘70 como parte de un plan de desarrollo atómico que hoy ya no existe. En este primer período, la lógica de proliferación de los reactores nucleares respondió principalmente al posicionamiento militar de las potencias, como estrategia militar de control y producción de material fisionable durante la guerra fría y la carrera armamentista. Actualmente los países nuclearizados, en este final de ciclo, ya tienen programado el retiro de casi todos sus reactores del mercado (Alemania, Francia, Japon, EEUU) Como resultado de este final de ciclo, se produjo el mayor desastre a la naturaleza que jamás haya existido. Se puede contabilizar 5 reactores con el núcleo fusionado (Three Mile Island, Chernobyl y tres en Fukushima), se esparcieron miles y miles de toneladas de uranio, se detonaron más de 2 mil explosiones nucleares y ocurrieron otros cientos de accidente e incidentes mayores y menores en los reactores y basureros nucleares, que han esparcido radiación, que perdurará por muchísimo tiempo, por todo el planeta. En este segundo ciclo que recién comienza, la lógica del mercado responde principalmente a la estrategia de China, para posicionarse y asegurarse, mediante grandes acuerdos con países en vías de desarrollo, los recursos primarios que tanto necesita (minería, pesca, alimentos, etc). De hecho, los nuevos reactores que se quieren instalar forman parte de un gran negociado que desconocemos sus detalles. En estos tipos de acuerdos todo puede pasar, cabe recordar que cuando Argentina negociaba deuda con el FMI en los 90, se modificaron incluso el contenido y la metodología de los planes escolares”, advirtieron los ambientalistas locales. “El establishment político eligió la política para articular los grandes negocios de los privados con el Estado. De ahí la cantidad de testaferros, familiares y amigos, de uno y otro lado, vinculados a los negocios de la obra pública. Por esto es que irracionalmente compramos proyectos que son más caros que cualquier alternativa al extranjero, que nos enferman y arruinan la vida por generaciones y que nos exponen a la fuerza a un riesgo que la mayoría de la gente no quiere asumir, ni siquiera le interesa”, concluyeron desde el movimiento antinuclear Zárate- Campana.
    Para más información, todos los interesados podrán ingresar en; www.facebook.com/movimientoantinuclear.zaratecampana/ o en www.movimientoantinuclearzc.wordpress.com/

    Integrantes del Movimiento Antinuclear en Plaza Mitre.