• Hoy 27 - Zárate - 12.6° / 14.8°
    • Despejado
    • Presión 1013 hpa
    • Humedad 68%
  • Cáffaro se comprometió a restringir zonas de fumigación

    15/3/2018

    Desde principios del año pasado y en virtud de un fallo del Tribunal holandés de La Haya, se reimpulsaron varias demandas de la sociedad civil pidiendo la restricción de zonas de fumigación.
    La Haya acusó a Monsanto, de forma no vinculante y sin implicancias legales, de ecocidio; una nueva forma de llamar a una “extensa destrucción, daño o pérdida de ecosistemas de un territorio dado a un grado tal que el disfrute pacífico de ese territorio por sus habitantes se ve severamente disminuido”.
    En este caso cayeron contra Monsanto pero no es la única firma dedicada a los agroquímicos, resignificados en la actualidad bajo el concepto de agrotóxicos.
    En la provincia de Buenos Aires el ministerio de Agroindustria tiene un control más estricto sobre las aplicaciones en función de las continuas denuncias de vecinos afectados por aviones o camiones mosquitos que fumigan a escasos metros de zonas pobladas. Sin ir más lejos, el lunes pasado el Ministerio de Agroindustria bonaerense labró 15 infracciones en expendedoras de agroquímicos, empresas de aplicación agrícola y empresas de control de plagas urbanas por incumplimiento de la Ley de Agroquímicos 10.699, quizás al día de hoy la ley más firme en cuanto al control de la aplicación de estos insecticidas pero que necesita ser actualizada dado que fue sancionada en 1991. El problema de esta norma es que fue redactada antes del boom de la soja y de las semillas modificadas genéticamente. Es decir: fue legislada antes de que surgieran como forma de producción los pesticidas de baja, media y alta potencia. Por esos años la producción se triplicó en el territorio bonaerense, y la bonanza trajo como contrapartida la aparición de denuncias concretas, por problemas de salud de vecindades rurales como consecuencia del uso irracional de los pesticidas y la fumigación mientras se desarrollaba un recreo de alumnos en escuelas rurales.
    Más de veinte años después la Provincia sigue sin tener una ley que regule el uso de los agroquímicos, desde todas sus variables. El principal punto de conflicto es la marcación de la distancia que debe mediar entre el lugar de fumigación y las zonas urbanas, los cursos de los ríos y las escuelas rurales. Desde las empresas distribuidoras de los productos aseguran que en todo el mundo no existen restricciones al respecto, sólo cuidados en la forma de aplicación.
    Precisamente durante este año legislativo se espera que la Cámara de Diputados elabore un nuevo paquete legislativo para sancionar una nueva ley de agroquímicos en la provincia que garantice tanto el cuidado de la salud de la población como del medioambiente. Así por lo menos lo consensuaron la diputada provincial de Cambiemos, Carolina Barros Schelotto, en un encuentro con el ministro de Agroindustria bonaerense, Leonardo Sarquís, en la que definieron una agenda de trabajo en conjunto tras el inicio de un nuevo período legislativo y que incluye el tema agroquímicos como prioritario.

    Municipios preocupados
    Uno del os municipios que tomó la delantera en fijar márgenes y distancias fue Leandro N. Alem; cuyo secretario de Gobierno, Hugo González, convocó al ingeniero Mariano Purtic, miembro del área de Medio Ambiente de la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, para redactar una nueva ordenanza respecto de la utilización y manipulación de agroquímicos en aquel distrito de perfil netamente rural.
    Y en el día de ayer, en una reunión que mantuvo el intendente Cáffaro con autoridades del INTA regional se volvió sobre este temática y fue el propio jefe comunal quien se comprometió a “promover el uso de las Buenas Prácticas Agrícolas como herramienta de mitigación del impacto de las actividades productivas sobre el ambiente y la comunidad, poniendo énfasis en la ordenanza regulatoria sobre uso de agroquímicos”.
    Cabe mencionar que en Zárate no hay ninguna ordenanza que regule estas prácticas y en muchos campos se fumiga sin tener en cuenta poblaciones cercanas.
    En septiembre de 2015, y en una sesión llevada a cabo en Lima, los concejales estaban a punto de aprobar una ordenanza que delimitaba las zonas de fumigación pero un grupo de productores rurales limeños irrumpió la sesión y finalmente la ordenanza no se trató. A partir de allí no se presentó otro proyecto análogo en el Partido en función de restringir las zonas de fumigación. Ahora parece que hay voluntad política del propio Ejecutivo municipal para avanzar en este sentido y de los propios diputados de Cambiemos en la provincia.

    El intendente asistió esta semana al encuentro del INTA en Zárate.