• Hoy 28 - Zárate - 9.9° / 11.9°
    • Despejado
    • Presión 1009 hpa
    • Humedad 76%
  • Movimientos comerciales afectarán a Isenbeck y Quilmes

    19/3/2018

    El gobierno nacional aprobó el plan de desinversiones de la cervecera AB InBev, mediante la cual deberá desprenderse de siete marcas en el país en Argentina para evitar un “dominio excesivo” del mercado local tras la adquisición de su rival SABMiller en 2016.
    La medida, que implicará la “desinversión o cesión de 7 marcas por parte de AB Inbev a CCU Argentina”-filial local de la chilena CCU- fue dispuesta en base a una propuesta de las firmas para adecuarse al mercado local, explicaron desde el gobierno nacional mediante un comunicado del Ministerio de Producción.
    “CCU Argentina incluirá en su portafolio las marcas Isenbeck, Iguana, Norte, Diosa y Báltica; e incorporaría las licencias de las marcas Warsteiner y Grolsch. A cambio, CCU Argentina devolverá la marca Budweiser, de propiedad de AB Inbev a nivel global, y recibirá pagos de hasta 400 millones de dólares en un plazo de hasta 3 años”, explica la nota oficial.
    En septiembre, la chilena CCU había dicho que recibiría un pago de 306 millones de dólares de AB Inbev por el término anticipado de la licencia Budweiser en Argentina, como parte de un amplio acuerdo de intercambio de marcas.
    Dicha propuesta se dio en el marco de una investigación que realizó la Comisión Nacional de la Competencia sobre el impacto local de la compra de SABMiller por parte de AB InBev.
    Si la operación hubiera sido aprobada sin condiciones, la firma con base en Bélgica habría controlado hasta 85% del mercado argentino, según el regulador antimonopólico.