• Hoy 22 - Zárate - 13.9°
    • Lluvia
    • Presión 1023 hpa
    • Humedad 95%
  • Concentración en Plaza Mitre para repudiar el nuevo rol de las fuerzas armadas

    3/8/2018

    En la tarde de ayer, la junta promotora de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, llevó a cabo una actividad en Plaza Mitre, contra el Decreto 683 del presidente Macri, que habilita la intervención de las Fuerzas Armadas en la seguridad interior.
    Allí, frente al Palacio Municipal, se concentró un importante número de vecinos que se manifestaron contra el decreto presidencial, y donde se expresó que esta medida “favorecerá la criminalización del pueblo”.
    Al respecto, Luca Ferrari, miembro de la junta promotora, comentó: “Como viene la mano, se va a necesitar que esté la APDH acá en Zárate, para acompañar cualquier problema en el cual se vulneren los Derechos Humanos. Esta es nuestra primera actividad y salió muy bien”.
    En lo que respecta al Decreto 683, manifestó que “el Ejercito está para cuidar al país de problemas exteriores, no interiores. Para eso está la policía, Prefectura o Gendarmería. A países como Brasil, México, Chile, Colombia o Venezuela no les está yendo bien sosteniendo los militares en las calles. Donde hay represión y muertes con las armas del Estado. Eso es lo que nos preocupa”.
    En este sentido, detalló que como junta promotora de APDH, trabajarán en torno a distintos ejes como género, lesa humanidad, niñez, medioambiente y discapacidad. “Vamos a tratar de acercarnos a los vecinos para que ante cualquier vulnerabilidad de sus derechos se comuniquen para poder ayudarlos”.

    YA ES OFICIAL EL DECRETO
    El Gobierno hizo oficial la reforma anunciada días atrás por el presidente, Mauricio Macri, y que contempla que las Fuerzas Armadas colaboren en la seguridad interior.
    La medida, rechazada por una multitudinaria protesta, fue decidida por medio de un decreto publicado en el Boletín Oficial, el órgano de difusión de las decisiones del Estado argentino.
    La “Directiva de Política de Defensa Nacional”, como la denominó Macri, prevé el despliegue militar a las fronteras del país, especialmente las del norte con Paraguay, Bolivia y Brasil, y su participación en el sistema de seguridad interior, entre otras responsabilidades.
    Allí, además, aseguró que las Fuerzas Armadas procurarán darles “tranquilidad y seguridad” a los argentinos.
    La decisión tomada por Macri representa un giro inédito en la política de defensa de Argentina desde el regreso de la democracia en 1983 y fue criticada por organismos y referentes de derechos humanos y el arco político opositor por considerar que involucrar a los militares en “tareas internas” viola la ley.
    El decreto hecho oficial anula otras resoluciones similares firmadas en 2009 y 2014 por la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) que ponía límites a la actuación de las Fuerzas Armadas en conflictos internos.
    Por ley, los militares no podían participar hasta ahora en cuestiones de seguridad interior, que están a cargo de otras fuerzas, entre ellas las policías federal y provinciales, la Gendarmería Nacional y la Prefectura Naval Argentina.