• Hoy 27 - Zárate - 21° / 21.3°
    • Despejado
    • Presión 1011 hpa
    • Humedad 40%
  • Se inauguró una muestra sobre responsabilidad empresarial y movimiento obrero en la dictadura

    23/8/2018

    En la mañana de ayer, se llevó a cabo en el Centro Cultural “Tito” Alberti la inauguración de la muestra documental “Factor Gremial: Inteligencia, Responsabilidad Empresarial y luchas Obreras en tiempos de dictadura”, que recopila importante documentación y registros oficiales del archivo de la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (DIPPBA).
    Al recorrer la muestra, resulta inevitable ser alcanzado por el efecto escalofriante de la documentación exhibida, que permite trazar la mecánica de destrucción y persecución perpetrada por los impulsores del terrorismo de Estado; allí mismo, se incluye material probatorio de la complicidad y colaboración de los dueños y funcionarios de las empresas con las agencias de inteligencia.
    Durante el acto de inauguración de la muestra estuvo presente el concejal Rodrigo García Otero; el titular del Departamento de Derechos Humanos de la Municipalidad, Juan Manuel Aolita; el Subsecretario de Desarrollo Territorial, Rosario Bay; dirigentes de Ate; representantes de la Federación de Centro de Estudiantes de Zárate y de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos.
    “Esto es una manifestación de lo que fue la causa del genocidio, que vino de la mano de una política económica que inventó el hambre en la Argentina, que concentró, frente a los derechos de los trabajadores, un castigo que iba a ser ejemplar. En el ‘75 empezó la represión en Villa Constitución, donde el presidente de esa empresa era Martínez de Hoz, que iba a ser Ministro de Economía de la dictadura”, refirió el dirigente nacional Víctor de Gennaro, miembro de la Comisión Provincial por la Memoria, quien también estuvo presente en la inauguración de ayer.
    “La CPM tiene entre sus responsabilidades conservar las investigaciones de la DIPPBA, ahí están los documentos, los compromisos e informes de las empresas, cómo denunciaban a los delegados, como hacían los seguimientos. Si uno ve los informes, va a ver un sistema elaborado, casi como los cuadernos de hoy, donde detrás de todo están los empresarios haciendo negocios. La corrupción es económica, pero fundamentalmente política, creerse que pueden usar el poder para determinar la vida y la muerte de nuestros compatriotas, como lo hicieron en ese momento”, agregó.
    En la misma línea, De Gennaro refirió que “a 40 años de aquello, para mí es una satisfacción que los pibes más jóvenes puedan empezar a pensar lo que hoy parece imposible, pero que existía. Y que a 40 años se exija Memoria, Verdad y Justicia, ni olvido ni perdón”.
    Según detalló, la adquisición de la información fue “una pulseada permanente entre los sectores populares y el poder que todavía oculta cosas. Se acaba de ir la compañera Chicha Mariani y Etchecolatz todavía no dice donde está su nieta. Hubo que pelear mucho y se fueron haciendo etapas. En el ‘98 nosotros presentamos ante el Juez Garzón una serie de informaciones de esta naturaleza, recolectada minuciosamente por los organismos de derechos humanos. Después del 2000 se elimina la DIPPBA y todo lo que tenía guardado se lo dio a una comisión especial. Ahí hay materiales que han servido para estas causas, y para otras causas de todo el país, porque había una interconexión y una subordinación muy grande de toda la inteligencia”.
    En su análisis, el dirigente remarca que los objetivos de los grupos de tareas y los principales ataques y persecuciones se orientaron a las comisiones internas del movimiento obrero organizado. “Fueron al verdadero núcleo de poder”, refiere, y agrega: “Por eso el Juez Garzón dijo que fue genocidio, porque había un objetivo de exterminar, con una organización, un sector de la comunidad. Que hoy estemos recuperando esto es fruto de la pelea del movimiento popular de la Argentina; es una satisfacción que las nuevas generaciones accedan a esta información para recuperar el orgullo de la clase trabajadora”.

    La muestra se puede ver en el Centro Cultural “Tito Alberti.