• Hoy 29 - Zárate - 9.8° / 10.8°
    • Nublado
    • Presión 1017 hpa
    • Humedad 92%
  • Balearon a un hombre para robarle la moto

    5/9/2018

    El hecho ocurrió en la tarde de ayer cuando un vecino circulaba en una motocicleta junto a su hijo, por las inmediaciones del cruce de las calles Agustín Álvarez y Pinto, en barrio Municipal.
    Allí, al menos dos jóvenes armados los interceptaron con el objetivo de sustraerle el vehículo; ante el intento de huída de las víctimas, los malvivientes abrieron fuego provocándole una herida en una de sus piernas.
    Según pudo averiguar este medio, tras el ataque, los delincuentes huyeron del lugar sin concretar el robo. La víctima, presentaba un orificio de entrada en la zona inguinal, por lo que debió ser asistido por vecinos en primera instancia, y posteriormente trasladado hacia el Hospital Zonal Virgen del Carmen por el Servicio de Emergencias Municipal, donde le practicaron las curaciones pertinentes.
    En base a los testimonios recabados, se pudo establecer que uno de los atacantes sería un joven menor de edad, de 17 años, domiciliado a pocas calles de donde se produjo el hecho; se trata de un sujeto conocido que, según revelaron fuentes consultadas, habría participado de otros hechos delictivos en distintas oportunidades, señalado también por trabajadores remiseros como el autor de distintos robos en la zona.

    El cruce de Pinto y Agustín Alvarez.

    Preocupación por robos en calle Pellegrini
    Generalmente, la modalidad de robo suelen ser delincuentes en motocicletas, que aprovechan la traza de calle Pellegrini para escapar luego de cometer los hechos delictivos; aun así, vecinos de la zona sostienen que cotidianamente se producen ataques a trabajadores y vecinos, perpetrados por delincuentes a pie que gozan de total impunidad.
    “Todos los días es un caso nuevo, sino es un vecino, es un familiar o un conocido del barrio; les roban a los chicos, a mujeres y no les importa nada”, afirman en el vecindario. Según describieron vecinos de la zona de Pellegrini y Marcos Sastre, en Villa Nueva, el lugar no ofrece ningún tipo de seguridad y, al bajar el sol, aparece el miedo en el barrio porque “uno nunca sabe cuando le va a tocar”.
    La postal es la misma en distintos puntos de la ciudad; falta de iluminación en varios lugares, muy poca presencia policial (excepto el puesto de control ubicado en Mitre y Pividal), y condiciones propicias para el accionar de los delincuentes.
    “Escapan por calle Pellegrini porque saben que no tienen ningún obstáculo, aunque también roban en calles cercanas. Nos apuntan, nos amenazan y nadie hace nada”, comentó una vecina, comerciante del lugar, cuya pareja sufrió un violento robo semanas atrás, donde un delincuente en una motocicleta le apuntó un arma cuando esperaba el colectivo para ir a su trabajo.
    “Estamos cansado, en el barrio somos gente de trabajo y no merecemos que nos tengan olvidados de esta manera; la policía y la DPU saben lo que pasa, pero nadie nos brinda seguridad”, concluyó.