• Hoy 26 - Zárate - 12.1° / 13°
    • Nublado
    • Presión 1012 hpa
    • Humedad 82%
  • Asamblea en Atucha para evitar más despidos

    10/9/2018

    En la jornada del viernes, el sindicato de Luz y Fuerza Zona del Paraná mantuvo una nueva asamblea que reunió a cientos de trabajadores del sector preocupados por el presente y el futuro del sector ante la posibilidad de más ajustes de parte del gobierno nacional y más despidos.
    En principio lo comunicado por la comisión directiva del sindicato es un panorama de incertidumbre ante los cambios originados en el ministerio de Trabajo, el cual fue cercenado y reducidos a secretarías.
    El jueves pasado se venció una conciliación dictada por el organismo pero que se venció sin llegar a realizarse ninguna audiencia, dado que el propio personal del organismo público nacional está “desconcertado” por tales medidas, de acuerdo a lo evaluado por el propio sindicato de Luz y Fuerza.
    Todo ello, llegó a su máxima expresión el día Viernes 27 de Julio del corriente año, con la materialización de 232 despidos sin causa, que revestían la condición de Planta Permanente de la Empresa, afectados a las dotaciones de la Unidad de Gestión – Proyectos Nucleares, quienes después de culminar exitosamente el Proyecto de Atucha II, (hoy generando a plena potencia), su principal misión es comenzar con la construcción de una Central Nuclear de uno o dos módulos, en el Complejo Atucha; continuar con las obras de infraestructura complementaria de edificios comunes del Complejo nuclear, adecuando las instalaciones a las mayores demandas existentes producto de la ampliación por razones operativas, colaborar en la construcción del Proyecto del Reactor de baja potencia Nacional “CAREM-25” y de los trabajos necesarios para llevar adelante el Proyecto de Extensión de Vida de la Central Nuclear Atucha I, todo ello, establecido en la Ley N° 26.566 de la “Actividad Nuclear”. Sumado a ello, ha dejado de cumplir el rol fundamental de acompañar a las Instituciones Locales y Municipales, desentendiéndose de toda responsabilidad ineludible que le cabe,en el marco de la Responsabilidad Social Empresaria. Los Trabajadores, por nuestra parte respetuosos de las instrucciones hemos acudido y agotado, todas y cada una de las instancias administrativas y de diálogos apelando a la razón y buena fe, al cumplimiento de Convenio Colectivo de Trabajo y las Leyes Laborales. Pero, en tantas idas y vueltas sólo se vislumbra la intensión de dilatar y desconocer, todo tipo de negociación colectiva y convencional, desconocen las obligaciones que emanan de los institutos de la Ley N° 26.566; dilapidando paulatina y progresivamente el capital social e intangible de la Compañía”, fue el resumen que compartió la Comisión Directiva del Sindicato de Luz y Fuerza Zona del Paraná con sus trabajadores en la asamblea de ayer.
    Por lo tanto ahora ingresaron en un compás de espera pero fueron los propios trabajadores quienes facultaron al propio sindicato a “aplicar las medidas de acción directa que se crean necesarias en defensa del Plan Nuclear Argentino, del Convenio colectivo de Trabajo, de los puestos de trabajo y la urgente recomposición salarial del periodo 2018, producto de la brutal depreciación del poder adquisitivo y reincorporar a los Trabajadores despedidos mal despedidos y que cumplan con lo que está establecido en la Ley N° 26.566 de la “Actividad Nuclear”.
    También le pidieron al gremio “coordinar y unificar criterios con otros sectores para llevar adelante medidas de lucha y hacer cuanta acción fuere necesario para visibilizar el presente plan de lucha”, según expresa el comunicado oficial.
    Finalmente desde el sindicato anticiparon que la clave del conflicto o, lo que puede llegar a dibujar un panorama más concreto, estará en el presupuesto 2019 que presente el gobierno nacional y los fondos que le destinarán al sector nuclear y a la operación de Nucleoeléctrica Argentina, empresa de la cual el Estado nacional es el principal accionista y, en consecuencia, quien toma las decisiones.

    Multitudinaria asamblea de trabajadores de la centrales nucleares.