• Hoy 28 - Zárate - 9.4° / 10.3°
    • Despejado
    • Presión 1007 hpa
    • Humedad 87%
  • Hinchas de Boca y River a las trompadas: el video de la brutal agresión a una mujer

    24/9/2018

    Ante una falta de presencia policial y de DPU, ayer se originaron incidentes en pleno Centro que se podrían haber evitado, teniendo en cuenta precisamente las características de este partido y los posteriores festejos de una u otra parcialidad. Fue llamativa la ausencia policial más aún cuando las lecturas que realiza el propio Municipio hablan de una creciente violencia en la sociedad zarateña.
    Las imágenes de un video que comenzó a circular anoche muestran una violenta agresión contra una mujer por parte de un hombre que se bajó de un automóvil ante la vista de decenas de vecinos que se encontraban en Justa Lima y Rómulo Noya. La secuencia de imágenes comienza cuando un joven, identificado con la remera de Boca, corre a un auto y le roba la bandera de River a una persona que viajaba en el asiento trasero mientras doblaba por Noya ante las vallas de peatonal de Justa Lima. En las imágenes se ve que el joven le pega en la mano para que suelte la bandera a una persona que se ubicaba en el asiento de atrás, y que portaba la bandera.
    Luego se ve a dos hombres, ambos con la camiseta de River, que se bajan del coche y comienzan a correr al joven que robó la bandera. Uno de ellos, sin mediar palabras, agrede de un puñetazo a una mujer que acompañaba al hincha de Boca y que cae al piso desplomada. E inmediatamente ambos sujetos comienzan a perseguir a quien robó la bandera, arrinconándolo contra la vidriera de Café Martínez.
    Como era de esperarse, se inicia una batalla campal con personas de Boca contra los dos de River y otros particulares que comenzaron a pegarle al agresor de la mujer, entre gritos, arengas y un descontrol total ante la ausencia de policías y agentes de DPU.
    El hecho concluye con el hincha de River tendido en el suelo, luego de ser brutalmente agredido por varias personas que se dieron a la fuga y que lo dejaron abandonado y tirado sobre la esquina principal de la ciudad.
    Aún con dificultades para incorporarse y sangrando en su cara, fue ayudado por el otro amigo hincha de River que circulaba con él, y regresaron al automóvil rojo en el cual se trasladaban.
    Todo terminó como empezó, cuando quiso la gente. Fue un milagro que la joven agredida no haya sufrido lesiones en su cabeza o contusiones o que no haya habido más lesionados o heridos. O en el caso del agresor de la joven, quien quedó tendido sangrando en el suelo mientras era agredido y abandonado por el grupo de personas. No hubo intervención del Estado y de la fuerza pública de ningún tipo, cada uno regresó a sus viviendas y huyeron del lugar tras demostrar que en nuestra ciudad se convive con la violencia cotidianamente.