• Hoy 29 - Zárate - 11.6° / 12.4°
    • Despejado
    • Presión 1013 hpa
    • Humedad 81%
  • Robos y disparos en la madrugada: “Esto es tierra de nadie”

    30/10/2018

    En varias oportunidades, desde este medio se informó sobre la sucesión de hechos delictivos en las inmediaciones del cruce de las calles Ameghino y Córdoba, así como también en la zona del paso a nivel de Rómulo Noya. A pesar de la descripción de los hechos, reafirmados por palabras de los vecinos, las acciones en materia de seguridad continúan siendo nulas.
    La preocupación de los vecinos del lugar crece a diario; según afirman, “por acá no se ven patrulleros, ni móviles de la DPU” y agregan que el perímetro es “tierra de nadie”. Si bien este escenario no es una novedad, lo cierto es que en los últimos meses la situación se ha vuelto por demás peligrosa.
    Durante los primeros minutos del día de ayer, una serie de disparos interrumpió el sueño de varios vecinos; en la calle, un grupo de delincuentes asaltó dos motociclistas para robarles el rodado. En esas circunstancias, se produjeron las detonaciones. “Llamamos al 911 y nunca vino nadie”, señalaron con indignación quienes residen en la zona, y que a diario son testigos de este tipo de hechos.
    Al respecto, una vecina del lugar describió una situación vivida en el mes de agosto, en la intersección de Córdoba y Rómulo Noya, cuando junto a su hija fue abordada por delincuentes que blandían armas blancas. En ese hecho, los individuos le sustrajeron las mochilas y los celulares. En aquella oportunidad, también se notificó lo ocurrido al personal policial, pero la ausencia de respuestas, derivó en una sensación de desprotección en las victimas.
    “Se esconden entre los pastizales, salen de la vías o de cualquier lado. Los vecinos vivimos todos sobresaltados por estos hechos”, expresan. Si bien, los robos se suceden cotidianamente y bajo distintas modalidades (motochorros, asaltos con armas de fuego o armas blancas), los días críticos son los fines de semana y las horas nocturnas, en las que merma el paso vehicular. Asimismo, en el vecindario afirman que esta situación también pone en alerta a los trabajadores, quienes deben acudir a sus puestos laborales o tomar el transporte en horas de la madrugada, siendo el blanco de los malvivientes que acechan en la zona, provenientes de barrios aledaños.

    La inseguridad es un tema cotidiano en esa zona.