• Hoy 22 - Zárate - 5° / 6.1°
    • Despejado
    • Presión 1023 hpa
    • Humedad 60%
  • Comenzaron a demoler las casas cercanas al zanjón

    23/9/2019

    A principios de mes el intendente Cáffaro anunció que los vecinos que viven a la vera del zanjón del ex ferrocarril Urquiza, comentarán a ser reubicados a un complejo habitacional en Pividal y Noya, luego de un acuerdo con el gobierno nacional.
    Su relocalización era necesaria para que la obra de avenida Mitre doble mano siga avanzando junto a la “Etapa III” del Parque Urbano.
    De hecho el 8 de septiembre, funcionarios municipales y vecinos firmaron las actas de pre adjudicación de las nuevas viviendas; obteniendo la posesión de las mismas.
    Las viviendas que son otorgadas a las familias están ubicadas en Pividal entre Rómulo Noya e Independencia. De esta manera, las familias podrán escriturar y ser legítimos dueños de sus nuevas viviendas, hecho que resultaba imposible sobre los terrenos ubicados a la vera del cañadón.
    Consolidación de los espacios verdes
    El ex Cañadón del Ferrocarril Urquiza se encuentra localizado en un lugar estratégico de la ciudad y está destinado a la ampliación del “Parque Urbano III” para consolidar el pulmón verde de la ciudad.
    En este marco se comienzan las gestiones tendientes a la relocalización voluntaria de sus actuales habitantes, en su mayoría descendientes de los trabajadores del Ferrocarril Urquiza, quienes con miras al interés social han accedido a su relocalización.
    En el año 2014 se comienza la licitación de la obra, la cual se adjudica a la Empresa Chico Hermanos SRL en mayo de 2015.
    En el 2015, el Municipio de Zárate realizó las gestiones necesarias ante el Ministerio del Interior de la Nación con el objetivo de lograr el financiamiento conjunto para la construcción de las 32 unidades habitacionales por un monto total de $38.204.198.- ($29.972.259.- de Nación, $8.231.939.- Municipio).
    Las 32 viviendas se construyen sobre un inmueble de propiedad de la Municipalidad de Zárate, de acuerdo a Escritura Pública N° 507/2016, ubicado en Pividal entre las calles Rómulo Noya y Pividal.
    Asimismo, el Municipio ha tomado a su cargo las obras de infraestructura de servicios básicos como la apertura, el entoscado y estabilizado de las calles internas, los desagües pluviales y la red de agua potable, así como el aporte del 50% del valor de la infraestructura de energía eléctrica y alumbrado público por un monto de $900.000, ya que las mismas no se encontraban previstas.
    Además, se asumió el compromiso con los vecinos reubicados de invertir en la infraestructura necesaria para la conexión de gas natural en las nuevas viviendas.

    Las familias están siendo relocalizadas.