• Hoy 27 - Zárate - 12.1° / 13.5°
    • Despejado
    • Presión 1016 hpa
    • Humedad 58%
  • Se incrementan los reclamos por ruidos molestos provocados por los “escapes libres” de motos

    6/1/2020

    Un problema que genera importantes molestias a los vecinos, principalmente de la zona céntrica y alrededores, es el constante paso de de automóviles y motocicletas que emiten fuertes sonidos.
    No se trata solamente del ruido que provocan los motores de distintos vehículos, sino que a esto también se suman los “escapes libres”, que emiten fuertes detonaciones generando malestar en muchas personas como pacientes internados en centros de salud y niños, solo por nombrar algunos ejemplos.
    Pocos son los controles vehiculares que posen su atención sobre este problema; según remarcan los vecinos, se añade también el alto volumen de la música en automóviles, lo cual resulta muy visible durante los fines de semana en la zona céntrica y la Costanera.
    “Somos muchos los vecinos que estamos hartos de los tediosos ruidos en la vía pública provocados por inadaptados sociales que hacen explotar los caños de escapes de sus motos”, remarcó a LA VOZ Jorge, un vecino de la ciudad que expresó a este medio su indignación por este escenario, donde los conductores no reparan en los daños que provocan en el resto de la comunidad.
    Los sofisticados equipos de audio incorporados en los automóviles no sólo poseen una gran capacidad de volumen, sino que también presentan un amplio rango de frecuencias, algunas de ellas muy graves, que hacen vibrar ventanas y paredes a su paso. No son pocas las ocasiones en las que se ven afectados niños de corta edad y bebés, atormentados por tamaño bullicio.
    Con preocupación, los vecinos también señalan las “picadas” que se llevan a cabo en las calles de la ciudad, donde a raíz de una falta de control vehicular, los conductores improvisan maniobras sumamente temerarias que ponen en riesgo su propia vida y la de terceros, pero principalmente, la de los peatones que se desplazan por calles y veredas.
    Asimismo, auguran que las autoridades puedan resolver a la brevedad estas situaciones que se presentan, ejerciendo controles estrictos que pongan fin a este tipo de molestias que se suceden a diario.
    “NO SE PUEDE CONCILIAR EL SUEÑO”
    Los explosiones que provocan las motos con piezas alteradas perturban el reposo, el sueño y afectan el aparato auditivo. Especialistas advierten sobre los riesgos que implica para la salud la exposición a los estruendos y advierten que violan derechos constitucionales.
    “Esta tendencia es preocupante porque los vecinos no pueden conciliar el sueño, el ánimo se les altera y no tienen manera de atenuar los sonidos agudos impulsivos, porque el oído carece del mecanismo para defenderse de ese tipo de ruidos”, habían explicado desde Comisión de Audiología del Colegio de Fonoaudiólogos de la Provincia de Buenos Aires.
    Pero la peor parte en materia de salud se la llevan quienes van arriba de la moto con escape liberado. “Si supieran el daño que se están produciendo a sí mismos dejarían de hacerlo”, subrayaron. “Ellos están bajo unos 120 decibeles de impacto, es una densidad de sonido extremadamente alta y muy perjudicial. Pueden terminar con hipoacusia con zumbido permanente”, concluyeron.