• Hoy 30 - Zárate - 21° / 22.7°
    • Despejado
    • Presión 1021 hpa
    • Humedad 34%
  • Liberaron a uno de los detenidos e imputaron a dos zarateños como coautores del crimen en Villa Gesell

    21/1/2020

    Verónica Zamboni, la fiscal que investiga el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, imputó a los rugbiers Maximiliano Thomsen (20) y Ciro Pertossi (19) como coautores del homicidio y a los otros ocho sospechosos de haber participado del hecho.

    La titular de Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de Villa Gesell, los acusó por “homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas”, delito que prevé la pena de prisión perpetua; mientras que a los otros imputados los consideró “partícipes necesarios”.

    Se pudo constatar que los rugbiers fueron imputados por “videos y testimonios que los complicaron en la causa”.

    Los once acusados, permanecían esta tarde alojados en dependencias policiales, aunque la Justicia de Garantías ya solicitó su traslado a una unidad carcelaria.

    Luego de pasar cuatro días en celdas de la DDI de Villa Gesell, la comisaría 2º de la localidad costera y la 1º de Pinamar, los 10 detenidos por el brutal ataque comienzan el camino del calabozo a la cárcel: el Servicio Penitenciario Bonaerense recibió el lunes el pedido de traslado y recepción del juzgado de garantías que interviene en la investigación del caso para admitirlos en un penal de la provincia.

    Uno de los elementos clave para la fiscal fue el video con el cual se identificó a los rugbiers que mataron a Fernando Báez Sosa. El video, captado por la cámara de seguridad de un local de la zona, muestra con claridad los rostros de cinco de los hasta ahora 10 acusados por el crimen de Fernando, algunos jugadores del Club Arsenal Zárate. En él se los puede ver inquietos, conversando con cierta preocupación y mirando hacia un punto que queda fuera del plano de la cámara.

    Las medidas de prueba en la causa continúan. Mañana se espera que los once acusados enfrenten una rueda de reconocimiento: seis amigos de Fernando Báez Sosa que fueron testigos del hecho deberán marcar a quienes patearon hasta la muerte al joven y señalar qué rol tuvieron en el crimen.

    Pablo Ventura, el detenido número 11, fue liberado anoche. El joven continuará ligado a la causa y participará de la rueda de reconocimiento.

    Liberaron a Pablo Ventura, el último detenido por el crimen de Fernando Báez Sosa

    Se trata del joven al que acusaron los rugbiers del club Naútico Arsenal de Zárate. Su padre presentó pruebas para demostrar que el chico no estaba en la ciudad balnearia en el momento de la golpiza.

    LIBERARON A PABLO VENTURA

    Pablo Ventura, el último de los 11 jóvenes detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell fue liberado este martes por la noche.

    Finalmente, el juez de la causa por el crimen de Fernando Báez Díaz en Villa Gesell decidió darle la libertad al joven que había sido detenido en Zárate luego de que los otros diez implicados apuntaran contra él como responsable de la muerte.

    Según pudo saberse, los investigadores confirmaron que Ventura, que practica remo y no rugby, estuvo en el restaurante de Zárate donde su padre y la defensa  alegaban que estaba. Además, no aparece en ninguna cámara del boliche de Gesell ni de las inmediaciones de dónde tuvo lugar el ataque a Fernando. Otro punto fue que no aparece en el contrato de alquiler de la casa donde residían los acusados.

    Sin embargo, el remero seguirá sujeto a la causa y participará de la rueda de reconocimiento que se llevará a cabo el jueves.

    Su familia había presentado pruebas demostrando que el chico no se encontraba en la ciudad balnearia en el momento de la golpiza.

    La fiscal Verónica Zamboni había ordenado tres medidas de prueba para determinar si Pablo Ventura, de 21 años, el único detenido que declaró por el crimen el sábado pasado de Fernando Báez Sosa, estuvo o no en Villa Gesell.

    Fuentes judiciales informaron que la fiscal le pidió a la empresa de telefonía celular de Ventura que le notifique en qué antenas impactó su aparato el viernes por la noche y el sábado a la madrugada; que la Dirección Distrital de Investigaciones (DDI) de Zárate, de donde son todos los acusados, secuestre las imágenes de un restaurante de esa localidad donde Ventura dijo que cenó con sus padres; y un cotejo de las zapatillas de todos los detenidos con una marca en el rostro de Fernando, que fue asesinado a golpes en la cara enfrente del boliche Le Brique.

    La prueba más contundente que presentó Ventura lo ubica en Zárate, el viernes por la noche, ingresando cerca de las 21 junto a sus padres a un restaurante de la localidad. Zamboni, sin embargo, se niega a reconocer las imágenes como parte de la causa.