• Hoy 21 - Zárate - 7° / 10.9°
    • Despejado
    • Presión 1026 hpa
    • Humedad 70%
  • Vecinos de Zárate marcharon pidiendo justicia por el joven asesinado en Gesell

    26/1/2020

    La movilización del viernes pasado en Zárate fue igual de masiva que la marcha convocada por la familia de Fernando Báez Sosa en Capital Federal, el jueves, y por la novia del joven de 19 años en Villa Gesell.
    El asesinato del Fernando a manos de jóvenes zarateños a la salida de en un boliche de la ciudad balnearia ha tomado una gran repercusión a nivel local y es por ello que muchos vecinos decidieron salir a manifestarse en una movilización convocada de forma autoconvocada mediante las redes sociales para ayer a las 19 horas, desde el Parque Urbano a la Plaza Mitre.
    Cinco cuadras de gente con pancartas, aplaudiendo, gritando “perpetua” y clamando justicia se hicieron oír desde Julio A. Costa y Mitre, en una de las esquinas del Parque Urbano, hasta la plaza Mitre. Al paso de la columna, muchos vecinos acompañaban a esta movilización que terminó siendo multitudinaria. De hecho fue una de las más convocantes de los últimos años.
    En principio, la convocatoria de la marcha no estaba firmada por nadie, sino que se generó de forma espontánea en las redes sociales. Al frente de la misma se pudo ver a jóvenes que se identificaron como amigos de Pablo Ventura, el otro joven zarateño que fue acusado por los rugbiers ante la policía pero que, finalmente, la fiscal decidió su excarcelación.
    La familia de Pablo tampoco participó de la marcha, ya que el abogado de Pablo, Jorge Santoro, confirmó que tanto el joven como su padre aún estaban en Gesell participando de la ronda de reconocimiento, “y aguardando la absolución”, anticipó el letrado.
    En un principio Santoro fue quien se puso al frente de la marcha pero luego decidió otorgarles el paso a amigos de Ventura y a otros familiares de víctimas de delito, por ejemplo Patricia Acosta, la madre de Rodrigo Blanco.
    Justicia y acompañamiento a la familia de Ventura
    Los pedidos que hicieron los manifestantes a lo largo de la caminata fueron muchos y dispares. En principio reinó la conmoción por el caso que involucraba a jóvenes de Zárate y luego la indignación por un punto principal, la falsa acusación de Pablo Ventura.
    Luego muchos vecinos y vecinas se mostraron preocupados por la violencia en la noche zarateña. “Fernando pudo haber sido mi hijo, de 20 años. Porque peleas en la noche de Zárate ocurren todos los fines de semana sin que haya presencia policial ni control del Estado”, reclamó una vecina.
    Cuando iniciaron su recorrido por calle Justa Lima todos los comerciantes y los clientes de los locales salieron a la calle, filmando, sacando fotos y sumándose a la movilización. Y cuando ingresaron a la cuadra de la plaza Mitre, las campanadas de la parroquia Nuestra Señora del Carmen sonaron una vez, marcando las 19:30 horas.
    Y una vez que llegaron a la plaza estaban siendo esperados por no menos de cuatro móviles de noticieros nacionales, quienes transmitieron en vivo y en directo lo que ocurría.
    “Marchamos por Fernando, por Pablo Ventura y por todas las víctimas de nuestra ciudad cuyos casos quedaron impunes”, gritó la madre de Rodrigo Blanco.
    Ya frente al palacio municipal encendieron velas, convocaron a un minuto de silencio y regresaron las arengas pidiendo justicia y perpetua para los rugbiers detenidos.
    Finalmente los y las presentes mostraron su indignación por el silencio que ha mantenido el municipio y la falta de autoridades municipales en la marcha.