• Hoy 1 - Zárate - 9.2° / 11.1°
    • Nublado
    • Presión 1022 hpa
    • Humedad 64%
  • “La noche en Zárate también está fuera de control”

    27/1/2020

    Fabricia López y Gabriela Zárate son dos víctimas de la inseguridad de Zárate que han organizado y participado de casi setenta marchas reclamando seguridad bajo la actual gestión del intendente Osvaldo Cáfarro que lleva 12 años.
    Ambas han participado de la pasada marcha desarrollada el viernes pasado que reunió a centenares de personas que pidieron justicia por Fernando Baez Sosa, asesinado a golpes por un grupo de jóvenes rugbiers de nuestra ciudad en Villa Gesell.
    “Vinimos a apoyar a la familia de Fernando y a la familia de Pablo Ventura. La gente de Zárate sabe que no es un caso aislado y que cualquiera de nuestros hijos, o hijas, podría haber sido víctima de cualquier y brutal ataque en la nocturnidad de la noche zarateña; que sigue sin controles ni presencia de DPU y policía. Siempre esperamos que desde el municipio salgan a dar respuestas, a poner la cara; en este caso a darle el pésame a la familia de Fernando y se pronuncien sobre el caso pero están encerrados como siempre”, expresó Fabricia López, viuda de José Luis González quien falleciera en el año 2007 en un asalto a su casa, acribillado a balazos por un delincuente.
    “La justicia tampoco participa de las reuniones entre concejales y la clase política. Por lo tanto estamos siempre a la deriva. Aparte los tiempos de la justicia tampoco son los nuestros y lo que reina es la violencia en los boliches, en los colegios y siempre estamos pidiendo más presencia policial, marchando y reclamando desde nuestro lugar de vecinos y víctimas”, agregó.
    Otra víctima que participó de la multitudinaria movilización fue Gabriela Zárate, “la noche para los chicos está a la deriva en nuestra ciudad; y la verdad es que no sabemos si nuestros hijos vuelven porque hay violencia y hay mucha inseguridad, con delitos a toda hora. Recién estábamos hablando que en Zárate hay más de ochenta muertos en casos de violencia, de agresiones como la de Villa Gesell y en robos a mano armada. No es necesario prender un noticiero o que jóvenes de nuestra ciudad se encuentren involucrados, todos y todas sabemos bien lo que sucede en nuestra ciudad en donde no existen controles de ningún tipo”, reclamó la mujer cuya madre fue asesinada tras ser golpeada salvajemente por delincuentes en ocasión de robo en Máximo Paz y Rómulo Noya.
    Gabriela recordó un emblemático caso en Zárate que luego fue asociado a la leyenda “Prohibido olvidar” por sus familiares mediante pancartas y afiches. Se trata del caso de Cristian Tomás, asesinado por una patota a la salida de un boliche que hoy sigue funcionando sobre Rómulo Noya. Cristian salió a bailar con su pareja y cuando se retiraban en compañía de un amigo por calle 19 de Marzo, una patota de diez personas lo abordó a él y a su amigo. A Cristian le tiraron un pedazo de baldosa en la cabeza y ese impacto acabó con su vida en plena vereda.
    “En ese asesinato, de Cristian Tomas, las cámaras de DPU no pudieron enfocar nada y no sirvieron para el esclarecimiento del delito. De nuestra parte hicimos más de 70 marchas y todos sabemos que en Zárate falla la justicia y que el intendente jamás sale a dar la cara, sólo culpa a la Bonaerense cuando él creó un impuesto para sostener a la DPU y a la sala de monitoreo que no sabemos si funciona o no”, concluyó Gabriela Zárate.
    El asesinato de Rodrigo Blanco impune
    Otra de las víctimas que estaba en la marcha era Patricia Acosta, madre de Rodrigo Blanco, un joven de 20 años que nunca regresó de una fiesta.
    Rodrigo era buscado desde el 29 de diciembre de 2012 tras haber asistido a una fiesta. Pero su cuerpo apareció el 2 de enero de 2013, sin vida en un descampado en inmediaciones al Club Chacarita, en barrio España. El cuerpo presentó las heridas de tres puñaladas con un objeto punzante.
    La causa fue caratulada “Homicidio Simple”. Por el hecho se detuvo a una persona, quien firmó el beneficio del Juicio Abreviado y se lo condenó a 8 años de prisión. Pero a la mitad de su condena fue liberado.

    La marcha del viernes frente al Municipio.