• Hoy 28 - Zárate - 24.4° / 25.3°
    • Nublado
    • Presión 1012 hpa
    • Humedad 67%
  • Quieren instalar un complejo portuario en Isla Talavera

    29/1/2020

    El objetivo del actual gobierno nacional es articular acciones con las provincias y la Unión Industrial para que arriben las tan ansiadas inversiones a las economías regionales, que propongan dotar a las materias primas de valor agregado, estableciendo importantes inversiones productivas y tecnológicas, fomentando el empleo y un mayor flujo de capitales hacia el Interior del país.
    Se trata de una terea difícil pero es un “desafío aceptado” por el Ministerio del Interior, presidido por Eduardo “Wado” de Pedro, y el titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo; quienes se reunieron a principios de semana en Casa Rosada.
    El contexto macroeconómico es “delicado” y los precios de referencia todavía son “inciertos” aunque avanzarán de manera firme en una agenda común con este propósito, de acuerdo a lo informado oficialmente, recuperar las economías regionales de la mano de inversiones industriales de diferentes escalas.
    Tras el panorama abierto el 10 de diciembre, con la asunción de un nuevo gobierno que se propone a priori reimpulsar la industria; un proyecto portuario a radicarse en Zárate presentado a principios de año y que se mantuvo “latente” durante los últimos meses tras las corridas del dólar y los vaivenes económicos y políticos tras las primarias de agosto y las generales de octubre.
    En abril de este año, dos empresas nicoleñas presentaron un proyecto de inversión cercano a los 315 millones de dólares, cifras que no se condicen con la realidad de nuestro país hoy. El proyecto se denomina “Complejo Portuario Paraná” (CPP), y las empresas son Movport y Casport.
    Estas firmas presentaron el proyecto y un estudio de pre inversión e ingeniería de 50 hojas, donde explicaba e informaba a los concejales los detalles de la radicación de un nuevo complejo portuario con dos terminales, una de minerales y otra de agro graneles.
    El estudio fue encargado a las firmas CIASA Consultores S.A y a otros expertos en la materia; que tras analizar el terreno, la hidrografía del río y la matriz de negocio de la idea concluyeron en que era viable el proyecto portuario, destinado a operar en gran escala, con cargas provenientes de la minería y de la producción agropecuaria.
    Los detalles del proyecto que aUn sigue “en pie”
    En base al estudio de Ingeniería, en el sector terrestre, se definieron las fracciones del predio que se destinarían para minerales, por un lado, y agro graneles, por otro. En cuanto a la terminal de minerales prevén una capacidad operativa de 5,12 y 20 millones de toneladas anuales respectivamente y, para la terminal de agro graneles, una operatividad inicial de 2 millones toneladas anuales en el principio, duplicándose el valor posteriormente. Claro está que estiman “fondear” buques de ultramar para la exportación internacional aprovechando que las materías primas pueden llegar a través del Belgrano Cargas, por la vía del ex ferrocarrril Urquiza, o vía terrestre, por Ruta 12 y 14, para luego ser comercializadas vía marítima.
    Asimismo se efectúo una estimación de los costos que pudieran demandar las tres etapas iniciales de las obras de infraestructura y los equipos. Estimándose que los niveles de inversión alcanzarían unos 160 millones de Dólares (US$) para la terminal de minerales, 120 millones de Dólares (US$) para la terminal de agro graneles y, de 14 millones de Dólares (US$) para las obras destinadas a la administración y servicios generales.
    El complejo se ubicaría sobre la margen derecha del Río Paraná-Guazú, entre los Km 178 y 175, aguas abajo del puente del Complejo Ferrovial Zárate-Brazo-Largo, sobre un terreno que cuenta con 2.700mts. de costa continuada y de unas 250 hectáreas de superficie. Geográficamente se ubicaría en una parcela a la derecha de la bajada del segundo puente, ya en zona insular y frente a las costas entrerrianas. “En cuanto a lo estratégico, el proyecto del CPP estará localizado más próximo al océano que las mayorías de las terminales que integran el sistema, ofreciendo así una ventajosa posición que permitiría minimizar los costos de los peajes que los buques y los costos que los productores de la región deben afrontar, favoreciendo así a todos los productores de granos de la región. “La producción argentina de soja se presenta con mayor intensidad en esta región conocida como “núcleo sojero”, el cual comprende el sur de Santa Fe, sudeste de Córdoba y norte de Buenos Aires. Y en el contexto de incremento de producción de soja y de los cereales en general, los productores deben maximizar la eficiencia y minimizar costos con la finalidad de optimizar la competitividad con otros países y en los mercados internacionales- Y, en este sentido, la localización del proyecto de las terminales portuarias significa un importante ahorro en términos de distancia – combustible, con otras terminales portuarias, como las localizadas en la ciudad de Rosario”, destaca el proyecto ingresado al Concejo Deliberante.

    El complejo se ubicaría sobre la margen derecha del Río Paraná-Guazú, entre los kilómetros 178 y 175, aguas abajo del puente del Complejo Ferrovial Zárate-Brazo-Largo

    Hierro y Magneso de Mutum y Urucum

    En cuanto a los minerales, el complejo portuario ha diagramado un esquema de negocios con el comercio de minerales, especialmente de hierro, que se extraen de los yacimientos de Urucum y Mutun, en el oriente de Bolivia.
    Sobre la Hidrovía Paraná – Paraguay, a la altura del municipio brasileño de Corumbá y Puerto Suárez, Bolivía, se encuentran ubicados dos de los yacimientos de mineral de hierro y manganeso más importantes a nivel mundial.
    Uno es el cerro Mutún, que está localizado en el Departamento de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia y es considerado como uno de los yacimientos más importantes a nivel mundial. Está situado a sólo 27 km al sur de la localidad de Puerto Suárez y a 95 km al de Puerto Busch sobre el Río Paraguay, lugar donde se embarca la mercadería para ser destinada a los mercados paraguayo y argentino. Actualmente se encuentra en construcción una planta siderúrgica allí y el proyecto es ejecutado por la estatal Empresa Siderúrgica Mutún con financiamiento de empresas de capitales chinos.
    Y el otro, el macizo de Urucum, es una montaña cercana al municipio de Corumbá, en el estado de Mato Grosso del Sur. De allí también se extrae hierro y manganeso. Tanto el cerro Urucum como el macizo de Mutum conforman una misma zona, rica en recursos naturales, que configurará el futuro de la hidrovía Paraguay – Paraná, ya que la explotación de estos dos yacimientos de mineral de hierro y manganeso serán claves para el desarrollo portuario y logístico de toda la región con vías a su posterior comercialización con China y Europa.
    Y es precisamente en este contexto donde se termina de justificar las “astronómicas” inversiones en dólares del nuevo complejo portuario. “La gestión, explotación, prestación y administración de servicios de terminales portuarios sería favorable atento que, se crearían puestos de trabajos genuinos para la población, en una primera etapa, para la realización de las obras e instalaciones creando puestos de trabajo en el sector de la construcción y prestadores de servicios técnicos en general (electricistas, mecánicos, etc.) y, en una segunda etapa, creando puestos de trabajo, para la operatividad de las terminales portuarias en sí mismas, desde este punto de vista, también se impulsaría el crecimiento regional”, agrega el proyecto presentado en el Concejo Deliberante.
    Finalmente los ediles terminaron declarando al proyecto de infraestructura de “Interés Público”, mediante la ordenanza 4722, y a la espera de que vuelva a encaminarse financiera y administrativamente. Claro que luego las empresas involucradas deberían pedir una autorización para zonificarse al Ejecutivo, el correspondiente proyecto de impacto ambiental y todas las exigencias provinciales en la materia. Es sin dudas el paso previo a una inversión millonaria inédita para la zona en materia financiera, y estratégica para toda la hidrovía Paraná- Paraguay, cuyas terminales portuarias se debaten el fondeo de estos buques de ultramar que llevarán hierro, manganeso, soja y otros derivados agropecuarios, principalmente, a China.