• Hoy 30 - Zárate - 21.8° / 24.7°
    • Despejado
    • Presión 1007 hpa
    • Humedad 63%
  • “El amor y sentido de pertenencia que tenemos con el Hospital es absoluto”

    24/4/2020

    A pesar de la pandemia que mantiene en vilo al mundo entero, ayer fue un día especial para el Hospital Zonal Virgen del Carmen al cumplirse 90 años de su inauguración. Sin duda, las circunstancias no son las mejores para encarar celebraciones, pero un acontecimiento tan particular sin duda despierta sensaciones emotivas no solo en el plantel de profesionales de la salud del nosocomio, sino también en todos aquellos vecinos que no olvidan y destacan el rol de la salud publica en la comunidad.
    Miriam Soto es la presidenta de la Cooperadora del Hospital desde hace siete años, pero hace diez que forma parte de la institución. En diálogo con LA VOZ, cuenta que, como para muchos, la institución no ocupaba un lugar central en su vida, hasta que una década atrás, una amiga la invitó a repartir ropa para niños en el establecimiento. A partir de ese día, no se desvinculó nunca más del querido hospital: “El amor y la pertenencia que tenemos con el hospital, es absoluto”.
    “Vemos amor desde la comunidad, la gente colabora mucho. Siempre nos mandan lana, ropa, sabanas. Recibimos muchas donaciones”, dijo Miriam, quien ha visto a la institución superar distintas adversidades en los últimos años.
    Los desafíos son constantes y se presentan a diario, las necesidades que rodean al establecimiento son muchas y los trabajos que se realizan siempre requieren duplicar los esfuerzos. Esa es la misión que la cooperadora tiene.
    El escenario actual que ofrece la pandemia de coronavirus, sin duda, es un hecho atípico para todos. En este sentido, requiere que las integrantes de la comisión de la cooperadora se las ingenien para estar presentes a pesar de no poder concurrir al nosocomio, debido a las medidas de aislamiento.
    “Lo que queremos es volver a la normalidad, volver al hospital, recuperar la cobranza de los socios, poner en marcha la boutique que es un ingreso interesante, volver con las alcancías que está todo parado; no tenemos ingresos por ningún lado”, define Miriam.
    Pero a pesar del panorama sombrío que se vive, sus palabras están llenas de esperanza: “Tenemos la convicción de que cuando vuelva todo a la normalidad el hospital va a quedar mejor equipado que antes que esto. Con más respiradores, más soportes. Vamos a seguir trabajando todo lo que podamos y a continuar con la buena relación que tenemos con nuestros directivos actuales”.

    Continúa la campaña solidaria para ayudar al Hospital

    La actual situación de aislamiento, lleva a la cooperadora del Hospital a reinventarse para seguir acompañando a la institución en estas circunstancias. Por esta razón, una de las ideas fue la de lanzar una campaña solidaria a toda la comunidad, incluyendo a particulares y empresas, para generar ingresos.
    “Hemos hecho una campaña solidaria para recaudar fondos y hacer frente a las necesidades del Hospital, que son muchos porque todavía no hemos tenido aportes de Provincia. Lo que se hace es a fuerza de pedir y solicitar donaciones”, cuenta Miriam Soto, y agrega: “Hicimos pedidos a la comunidad por Facebook y tuvimos muy buena repercusión”.
    En total, se recaudó aproximadamente $1.038.000. Pero según cuenta Soto, a pesar de tratarse una suma importante, ese dinero ya tenía un destino. Fue así que, con esa recaudación, durante las últimas semanas se alquilaron 8 monitores para el área de Terapia Intensiva, lo que representa un valor de 80 mil pesos mensuales, y se pudieron comprar distintos elementos de uso cotidiano como un dispenser para alcohol en gel, artículos de limpieza, antiparras, diez camas ortopédicas, cortinas divisorias para las camas, gasas, tensiómetros, barbijos, bolsas mortuorias, laringoscopios, libros de actas, tubos de transporte y, entre otras cosas, 88 mil pesos en medicamentos. También aportaron una suma de dinero para comprar una cabina bacteriológica para el nosocomio.
    Más allá del éxito de la campaña, las necesidades se renuevan constantemente: “Ahora tenemos que pagar el segundo mes de alquiler, por eso necesitamos más donaciones, ya que también tenemos otros gastos administrativos”.
    Al momento recibieron donaciones de empresas de la zona como Toyota, TZ, Tenaris o Quilmes; también, contó Miriam, se armó un grupo que conforman médicos y voluntarios, “que consiguen donaciones de telas y llevan a vecinos para que confecciones barbijos, delantales o botas de seguridad”.
    “La situación no es buena para nadie, pero las campañas siguen y hay gente muy solidaria”. Por esta razón, quienes puedan realizar algún tipo de aporte a la Cooperadora (que necesita de insumos necesarios como camisolines, barbijos, alcohol en gel) también pueden realizar su contribución económica a través de su cuenta bancaria: “Número de cuenta: CC-$ 7103 – 1721/7. CUIL/CUIT: 30-66765330-0 o mediante el CBU 0140036601710300172172.

    Integrantes de la Comisión Directiva y Amigas del Hospital durante el último Té Patriótico en la Sociedad Española para colaborar con la Asociación Cooperadora del Hospital, que reunió a más de 250 personas (mayo de 2019).