• Hoy 26 - Zárate - 14.2° / 15°
    • Lluvia
    • Presión 1009 hpa
    • Humedad 98%
  • La caída del consumo industrial impacta en la CEZ: “Tendremos un año muy duro en lo económico”

    7/5/2020

    Desde hace un año que el gobierno congeló las tarifas eléctricas para las grandes empresas como para distribuidoras del interior de la provincia y a raíz de la pandemia muchas industrias dejaron de producir y están cerradas. Como agravante de tal situación, se registró una caída en el rubro de la construcción que empujó a la demanda energética en un espiral que aún no encuentra un piso, cercano a un 75% menos de energía requerida para que, en otras palabras, el país funcione.
    Es que el Covid-19 está haciendo estragos en diversos sectores de la economía y, a modo de graficar el parate, desde la consultora Ecolatina realizaron un análisis acerca de cuáles son los rubros en los cuales más ha caído la demanda de energía eléctrica. Una de las conclusiones del relevamiento es que el sector de la construcción consumió un 82% menos de electricidad si se compara el período de confinamiento con los primeros 19 días de marzo.
    El podio lo completan la industria textil, que demandó un 80% menos de energía, y el sector de productos metálicos no automotores que bajó su consumo un 76%. Pegada aparece la industria automotriz (-75%) y el top five se cierra con comercio y servicios, que utilizó un 49% menos.
    “Al apagón en la oferta se le puede sumar el apagón en la demanda, es decir, el efecto sobre la canasta de consumo de hogares”.
    Y tal situación se puede verificar a nivel local, “bajó la actividad y tendremos un año muy duro en lo económico porque todos los distribuidores eléctricos estamos en muy mala situación dado que las tarifas eléctricas están congeladas desde abril del año pasado. Sumado a una baja en el consumo industrial y comercial dibujan un panorama muy adverso”, explicó el presidente del Consejo de Administración de la CEZ; José Luis Mangini.
    Tal como comentó Mangini, y salvo raras excepciones, los distintos sectores de la economía deberán adaptarse a un escenario disruptivo que agrava las condiciones previas.
    “En este barajar y dar de nuevo, el gobierno debe tener en cuenta al sector cooperativo, siempre lo decimos. Un sector que permanece al pie del cañón, estableciendo prórrogas y estando siempre al lado del usuario, que no es un cliente. Así como sucedió en la crisis del 2001, son las cooperativas las que permanecen cerca de la gente de forma solidaria”, consideró Mangini.
    “Ojalá esta situación sea vista por los gobiernos nacionales y provinciales y que corrijan, de una vez, la inequidad que existe entre las grandes distribuidoras como Edenor y Edesur y el resto de las cooperativas del Interior de la provincia y del país”, concluyó.

    La Cooperativa Eléctrica abrió su sede con estrictas medidas de seguridad e higiene.