• Hoy 26 - Zárate - 16.2° / 16.4°
    • Lluvia
    • Presión 1012 hpa
    • Humedad 64%
  • Cómo es el movimiento en las calles en esta nueva etapa de cuarentena

    12/5/2020

    Preocupado por las estadísticas sanitarias, el Municipio dispuso una semana más para determinar la reapertura de nuevos rubros comerciales y emprendimientos. Pero, a la par, mucha gente está saliendo a la calle, empujada por el hambre en el peor de los casos y por necesidad en la mayoría de las situaciones. Quieren comer y/o trabajar. Mensajeros, choferes, panaderos y empleados de comercios exentos de la cuarentena. A su vez, el gobierno nacional va otorgando licencias para que industrias reabran y nuevos rubros comerciales, entonces la gente sale.
    En el inicio del aislamiento obligatorio, Zárate presentaba el ritmo urbano de un día feriado pero hoy ya parece un día domingo y, en algunos horarios, el ritmo de un sábado porque muchos almacenes, panaderías y mercados están abiertos.
    Por ejemplo en los últimos días se vio largas colas de personas para cobrar en el correo el monto de 10 diez mil pesos que otorga el gobierno como ayuda social. Ese mismo día, o al día posterior, esa gente salió a abastecerse de insumos y alimentos. Y así todo va sumando para que haya colas en verdulerías, en supermercados, en rapipagos para abonar los servicios o en farmacias. Y ahora en kioskos para comprar cigarrillos.
    En tanto, en los barrios más alejados del Centro la situación es bien diferente. En principio hay menos controles; sólo reina la necesidad. Una necesidad que deviene en solidaridad. Y es común ver a mucha gente en la calle, que se junta en la puerta, a compartir un mate, a intercambiar alimentos y a hacerse mandados.
    Hay que recordar que casi un 15% de la población zarateña vive en asentamientos o en condiciones muy precarias. Allí sólo sus vecinos la pueden pasar un poco mejor cuando les acercan las viandas que entrega el municipio; imposibilitados de trabajar, mejor dicho de “changuear”. En cada una de estas viviendas viven no menos de cuatro personas en espacios reducidos y hacinados. En definitiva, cada vecino tendrá su argumento para salir, y lo hace. Hoy la salud de toda la ciudadanía es lo fundamental, así lo ha dejado en claro el gobierno nacional, provincial y municipal, pero hay que tener en cuenta que las condiciones de aislamiento obligatorio se asentaron sobre diversas situaciones de mucha precariedad social luego de seis años de estancamiento económico, de un espiral inflacionario que continúa en la actualidad y de la necesidad de salir a trabajar, para vivir al día como muchos vecinos y vecinas tienen como único ingreso familiar.