• Hoy 4 - Zárate - 20.9° / 21.7°
    • Nublado
    • Presión 1024 hpa
    • Humedad 33%
  • Apuntes históricos sobre el Museo de Zárate

    18/5/2020

    Esta celebración tiene su origen en la Cruzada de los Museos, campaña informativa organizada en 1951 por la UNESCO y el ICOM, con el propósito de crear conciencia del relevante papel que corresponde a los museos en la sociedad. En el año de 1977, durante la XII Conferencia General del ICOM en Leningrado, y considerando aquella iniciativa, fue instaurada el 18 de mayo como una fecha significativa en que las naciones se unen en una suerte de fiesta de los museos.
    La celebración del Día Internacional de los Museos es una excelente oportunidad para propiciar la revalorización de los mismos como espacios de cultura. En esta perspectiva, el 18 de mayo vuelve a ser el marco ideal para que todos aquellos que, de una u otra forma, realizan una labor orientada hacia el conocimiento, la preservación y la difusión del patrimonio de los museos compartan experiencias.
    En esta oportunidad, en un contexto muy especial debido a la pandemia del COVID 19 debemos permanecer en casa y no podremos celebrar, como lo hemos hecho en años anteriores, con una visita presencial a la Quinta Jovita -sede del Museo Histórico de Zárate- pero, sí podemos decir presente a través de los medios de comunicación social.
    LOS ORIGENES: EN LAVIEJA ESTACION DEL URQUIZA (1991-1996)
    El Museo Histórico de Zárate surgió a partir de una convocatoria del Municipio a la comunidad, a través de algunas de sus entidades representativas. La primera reunión se realizó el 27 de febrero de 1991, estando presentes en aquella y posteriores reuniones funcionarios del Departamento Ejecutivo Municipal y miembros de la Unión de Entidades Zarateñas, del Centro de Comercio e Industrias, de la Liga de Propietarios de Bienes Raíces, de la Comisión Municipal de Preservación del Patrimonio Cultural, Arquitectónico y Urbanístico del Partido de Zárate, de la Junta Municipal de Investigaciones Históricas, del Centro de Arqueología, del Centro Entrerriano y personal ferroviario.
    Por gestiones del Municipio se había logrado la cesión de la vieja Estación del Ferrocarril Urquiza -Zárate Alto- para utilizarla como futura sede del Museo a crear. La tarea principal de esta Comisión fue la puesta en valor del edificio y la recuperación de su entorno, por entonces tugurizado. Varias empresas se sumaron a este objetivo permitiendo la conclusión de las obras; luego de seis meses de intenso trabajo el 1° de septiembre de 1991 el intendente municipal Dr. Aldo Luis Arrighi, inauguró oficialmente el Museo Histórico de Zárate, designándose a la arquitecta María Luisa Sorolla como responsable del mismo.
    Asimismo, se dio forma legal a la Asociación Amigos del Museo de Zárate, que desde los inicios de este proyecto cultural ha cumplido una enorme tarea, no solamente recaudando fondos invertidos en el Museo sino, también, organizando y acompañando las diversas actividades desarrolladas.
    Mientras el Museo funcionó en el antiguo edificio ferroviario de Av. Mitre 1000, se realizaron diversas muestras temporarias que contaron con la participación de la comunidad que cedió en préstamo o donación objetos y fotografías.
    LA SEGUNDA ETAPA: LA QUINTA JOVITA
    En 1993 se abrió una nueva instancia en la historia del Museo al concretarse, luego de largas negociaciones, la cesión por parte de la familia Leiva-Pérez de la Torre de la antigua casona ubicada en la calle Ituzaingó y Adolfo Alsina, concretada con la sanción de la Ordenanza N° 2881 del 4 de noviembre de 1993, por la que se aceptó la donación de la propiedad con cargo para ser destinada a Museo Histórico. El inmueble fue declarado de Interés Municipal según Artículo 2º de la citada Ordenanza y años después, Monumento Histórico y Patrimonio Cultural de las Provincia de Buenos Aires por Ley Nº 12.333/99.
    “La Jovita” es el nombre con el que Manuel José de la Torre -primer procurador municipal, en 1856- bautizó a la residencia familiar en honor a su esposa Jovita Godoy, constituyendo un excelente y único ejemplo que se conserva intacto, testimoniando las formas de vida de la burguesía surgente en nuestra ciudad hacia finales del siglo XIX. Construida en las últimas décadas de aquel siglo, fue habitada durante más de cien años por tres generaciones de esta familia, (Manuel José y Jovita, sus hijos: Carlos María y Ana María y los nietos: Ana América, Luis Arístides, Horacio Belisario, Manuel José, Hortensia y Ana María Pérez de la Torre) que supieron cobijar la presencia de ilustres visitantes como Domingo F. Sarmiento, Ricardo Balbín, Jorge Luis Borges, Raúl Alfonsín y Marta Mercader, entre otros.
    A lo largo de este período, “La Jovita” sufrió transformaciones, conociendo momentos de esplendor, con animadas tertulias y alegres fiestas, pero también los momentos de decadencia que acompañó la ancianidad de los últimos habitantes de la casona, aferrados a las tradiciones familiares y evocaciones del pasado, dándole al lugar un clima de misterio y casi mágico para el imaginario colectivo.
    Las condiciones edilicias en que se recibió la casona evidenciaban un avanzado estado de deterioro acompañado de la desbordante vegetación circundante. La tarea de recuperación llevó varias etapas y la Municipalidad de Zárate, a través de sus diversas administraciones, implementó las acciones de puesta en valor contando, desde siempre, con la colaboración del grupo de entusiastas integrantes que conforman la Asociación Amigos del Museo, con la dirección técnica de las arquitectas María Luisa Sorolla y Silvia Irene Baccino y con el apoyo de la comunidad en general.
    La Quinta Jovita comenzó a ser nuevamente habitable, recuperando gradualmente su antiguo esplendor y se constituyó, a partir del 28 de junio de 1996, en la sede definitiva del Museo Histórico de Zárate.