• Hoy 15 - Zárate - 4.9° / 5.3°
    • Despejado
    • Presión 1023 hpa
    • Humedad 44%
  • Casi 5 mil familias en Zárate viven en asentamientos y unas 630 en Lima

    1/6/2020

    Según reciente informe del Diario La Nación, en los 40 municipios que rodean a la Capital Federal hay 1414 asentamientos precarios, donde viven 1.383.933 personas y 452.256 familias. Se trata de una estimación que hizo el medio nacional al no existir estadísticas oficiales solventadas por un trabajo de campo. De hecho La Nación toma la información de la Fundación Techo; una ONG que parece ser la única entidad que camina y trabaja en los asentamientos.
    La frialdad de los números inquieta y paraliza, pero según el informe de La Nación basado en los números de la Fundación Techo, casi 5 mil familias viven en asentamientos en Zárate, mientras que 630 familias viven en estas condiciones en Lima.
    Cuando se habla de asentamiento, Techo lo define como un conjunto de un mínimo de 8 familias agrupadas o contiguas, en donde más de la mitad de la población no cuenta con título de propiedad del suelo, ni acceso regular a al menos dos de los servicios básicos: agua corriente, energía eléctrica con medidor domiciliario y/o sistema de eliminación de excretas a través de la red de alcantarillado regular.
    Para el gobierno bonaerense, según su último informe, en Zárate hay 22 asentamientos distribuidos en diferentes rincones y zonas de la ciudad.
    Para la Cooperativa Eléctrica de Zárate, entidad que realizó un censo por la ciudad en el marco de su plan de urbanizar y dotar de electricidad a tales asentamientos, contabilizaron 12 mil hogares viviendo en estas condiciones.
    En general, se podría calcular que cerca de un 20% de la población de Zárate y Lima viven en asentamientos, sin los servicios básicos.
    El detalle del informe en Zárate
    De acuerdo a lo publicado por La Nación, en Reysol viven 100 familias; en Barrio H (al lado de Villa Angus hacia el río), 130 familias; La Ponderosa, 90; Anta (en un rincón sobre la vía), 20; Pecorena, 480; La Ilusion, 400; Cementerio, 850; Ascárate, 50; Negri, 1260 familias; Los Olivos, 122; Villa Nueva, 20; 6 de Agosto, 50; Irigoyen (hacia el oeste de Bernardo de Irigoyen), 70; El Progreso, 550; La Esperanza, 220; Nueva Esperanza (ubicado hacia el norte de La Esperanza), 80; Los Rosales, 130; Pasuco, 50; Las Violetas (Ruta 6), 100 y Los Sauces (barrio Saavedra), 50. Un total de 4822 familias.
    Por su parte Lima, cuenta con tres asentamientos; 8 de Septiembre, 320 familias; Los Pinos, 160 y San Sebastian, 150; según este informe.
    Cabe señalar que estos datos fueron actualizados por TECHO en el año 2016; por lo tanto es muy probable que estas cifras sean aún mayores ya que diferentes estudios de universidades, como la UCA, aseguran que la pobreza aumentó tras los cuatro años de gobierno de Macri.
    EL PELIGRO DE UNA PANDEMIA
    Pero en la capa social profunda, el dato que siempre impacta es que cada vez hay más gente viviendo en condiciones infrahumanas, en asentamientos, hacinados y sin los servicios básicos para subsistir como el agua potable.
    Así como muchos médicos especialistas miraban a Europa y advertían que Argentina se debía mover rápido leyendo “el diario del lunes” de lo que pasaba en Italia o España, ahora el foco de atención está en lo que sucede en las villas de Capital Federal y el Conurbano Sur, con el aumento de infectados con Coronavirus. Pero en el “Zárate profundo”, donde reina la pobreza y la marginalidad, una pandemia puede ser muy complicada en estos vecindarios donde la gente vive sin agua y cinco personas o seis en una pequeña casa.
    El gran problema es que la Provincia carece de datos actualizados sobre estos asentamientos. El último informe lo brindó la ex gobernadora Vidal y data de finales del año 2016. En tanto a nivel local no se ha informado, en los últimos diez años, sobre la situación de tales vecinos. De hecho se conformó una comisión con concejales y funcionarios municipales que tan sólo se reunió dos veces en 12 años. Por lo tanto sin números y estadísticas oficiales es muy difícil aplicar luego una política pública eficiente y continua.
    PRODUCCION EN CAIDA
    Las condiciones socio-económicas en las cuales se asienta la pandemia en Zárate son muy precarias. Hay condiciones comunes al resto del país y que tiene que ver con las políticas públicas que puede aplicar un gobierno y otras endémicas, en donde participa directamente el Municipio.
    A nivel general, el comercio viene de cinco años de baja en el consumo como sucede a nivel nacional; sin embargo los propios comerciantes locales denuncian que la presión impositiva fue en escalada con la aplicación de tres sobretasas municipales y de subas anuales de todos los impuestos locales. A la par, la contraprestación básica, Higiene Urbana y Prevención y Seguridad no están a la altura de lo que se paga.
    La industria también opera a la baja y sólo tres rubros consiguen mantenerse fuerte y con inversiones en el Parque Industrial local: la industria papelera, Toyota y la logística. Más abajo vienen las agroquímicas. El resto se mantiene.
    Las idas y vueltas en la continuidad del plan nuclear argentino “congeló” el movimiento en las centrales nucleares y con ello se desplomó el mercado inmobiliario y hotelero “Atucha-dependiente”; el cual se movía con la llegada de ingenieros, operarios u otros especialistas que permanecían semanas o meses en la ciudad, alquilando departamentos y casas.

    TEMOR AL CONTAGIO EN BARRIOS MARGINALES

    Los contagios de Coronavirus que van en aumento en villas y asentamientos de Capital y el cornurbano bonaerense encendió las alarmas a nivel local y en muchos municipios de la Provincia.
    En ese sentido, el Municipio el Municipio de Zárate comenzó a despelgar importantes operativos sanitarios en diferentes barrios del Partido, con el único objetivo de prevenir y evitar la propagación del COVID-19.
    En dichos operativos se les notifica a los vecinos sobre el control sanitario que se pone en práctica, se les hace una serie de preguntas para detectar síntomas. Luego se procede a tomarles la temperatura a cada uno de los integrantes de cada familia.
    Profesionales de la Secretaría de Salud, con el apoyo de una ambulancia del Hospital Intermedio Municipal, el personal del Sistema de Emergencia Municipal (SEMU), con dos ambulancias, funcionarios del programa de Centros de Aislamientos (CEDA’S), acompañados por efectivos de la Prefectura, llevan adelante los trabajos.
    “El SEMU, cuenta con dos unidades vehiculares dotadas con todos los elementos necesarios para intervenir ante una emergencia en las calles, pero en este caso, una de las ambulancias se utiliza de apoyo al operativo que se inició hoy en la lucha para prevenir el coronavirus, y la otra, continúa prestando el servicio en la vía pública de nuestro partido cuando las condiciones lo requieran”, aclaró el Municipio.
    Los operativos sanitarios son recomendados por los responsables máximos de la salud del Gobierno Nacional y Provincial y continuarán en los próximos días, de manera similar, como ocurre en otros municipios que integran la región del AMBA.

    La semana pasada se iniciaron operativos de detección de Coronavirus en barrios