• Hoy 14 - Zárate - 6.7° / 10.7°
    • Despejado
    • Presión 1024 hpa
    • Humedad 35%
  • Día del Bombero: Una vocación de servicio compromiso con la comunidad

    2/6/2020

    Será una jornada particular para los bomberos, pues el actual estado de aislamiento social preventivo y obligatorio a raíz de la pandemia de Covid-19 no permitirá realizar el emotivo homenaje que año tras año se lleva a cabo en nuestra ciudad, frente al monumento al Bombero Voluntario de Pacheco y Tierra del Fuego, así como tampoco la recordación de los caídos o la tradicional vuelta por la ciudad.
    Por el contrario, y acotados a las circunstancias, a las 8.30 de hoy se realizará un toque de sirena y una reducida formación frente al cuartel de calle Rivadavia y Lavalle.
    Para el Bombero Voluntario, esta fecha tiene más relevancia que hasta su propio cumpleaños. O al menos así lo grafica ante LA VOZ Claudio Chaves, quien lleva más de dos décadas y media en la actividad. “En este día uno se encuentra con los compañeros y amigos, con los más grandes. Se produce el acercamiento de las generaciones, donde se encuentra el más antiguo con el que recién comienza”, cuenta Chaves y remarca que, en esta oportunidad, no tendrá lugar aquella tradición oral de la institución donde los más experimentados comparten saberes e historias con los recién llegados.
    Ser bombero voluntario no es para cualquiera y se requiere un fuerte respeto por el compromiso y la vocación de servicio; por eso muchos de los que llegan al cuartel con intenciones de sumarse a la institución, lo hacen por haber visto a los servidores en acción, y arman a partir de eso, una búsqueda, un reflejo que deriva en su iniciación.
    En el caso de Claudio la situación es peculiar. El bombero comparte actividades en el cuartel con su hermano Mariano Chaves, Jefe del Cuerpo Activo, y con sus otros hermanos, Ignacio y Facundo. Pero el lazo familiar no termina ahí. Pues su suegro, dos cuñadas, tres sobrinos y hasta su propia hija, también forman parte de la institución.
    “Siempre hablamos que eso nos asegura que algo habremos hecho bien para que nos sigan.Nosotros vemos en ellos lo que éramos cuando recién nos iniciamos”, dice Claudio, quien llegó al cuartel en el año ’94, mientras que su hermano Mariano lo hizo en el ‘92.
    “Ser bombero es parte de mi vida, entrar al cuartel es entrar a mi casa. El personal del cuartel es mi familia y es imposible imaginarme sin esto, ni se me pasa por la cabeza. Una persona que por cuestiones laborales se tiene que ir, es muy difícil que no vuelva al cuartel”, señala.
    Cada tanto suceden distintos hechos como ataque a los servidores, que cobran gran trascendencia y generan angustia. Pero Claudio, refiere que estas situaciones no forman parte del común de la gente, sino que cobran relevancia, justamente, porque se trata de acontecimientos aislados, ya que cotidianamente la respuesta de la comunidad es de mucho acompañamiento y cariños hacia ellos.
    “Nosotros nos sentimos muy protegidos por el vecino, por la sociedad en sí. La gente se pega mucho con el bombero. Para el vecino común el bombero es intocable, por eso es que vamos a cualquier lado ysiempre fuimos respetados”, dice Chaves.
    Sería arriesgado pensar que los bomberos en la actualidad son iguales a aquellos que el 2 de Junio de 1884, cuando a raíz de un voraz incendio en La Boca, se organizaron –coordinados por un vecino llamado Tomás Liberti y su hijo- para apagar las llamas que amenazaban propagarse rápidamente en las construcciones aledañas. Son tiempos de innumerables y continuos cambios en el mundo, en nuestro país y también en la ciudad. Y con cada cambio, sobreviene siempre un desafío.
    “A cada escalón que sube la sociedad, lo que viene de la mano de la globalización, nosotros tenemos que ir preparándonos. A fin de año armamos un proyecto con cursos, academia y todo lo que tiene que ver con el rol de bomberos, que hoy está en carpeta. Tuvimos que reeducarnos para ser bomberos durante la pandemia, y es todo totalmente distinto. En otras épocas nos tuvimos que educar porque teníamos seguidillas de accidentes en rutas. Lo mismo cuando empezaron a instalarse empresas químicas. Nos tenemos que preparar para lo que no sabemos qué va a pasar. Tenemos que financiar el cuartel, tener equipamiento y todo eso depende del bombero. Es un aprendizaje continuo”, explica Chaves.
    Pero a pesar de ese horizonte difuso, de las desavenencias económicas que impactan en la institución, remarcan sentirse tranquilos producto del trabajo y el compromiso desarrollado durante estos años: “Tenemos la tranquilidad de que hace tiempo se vienen haciendo las cosas bien. No es lo mismo afrontar una situación económica complicada con un cuartel que ya venía sin equipos, a que nos agarre con un cuartel que más o menos veníamos llevando bien equipado. Nos sacaron el Semu y nosotros seguimos trabajando igual, tuvimos que descentralizar el cuartel y con un cuartel, armar dos. Armamos un destacamento con cincovehículos, gente, una oficina, una guardia. Eso es el resultado de una buena comisión directiva que hubo que siempre nos apoyó, la jefatura y las reuniones constantes.Pudimos lograrlo y eso nos llena de ganas de seguir por más”.
    Por último, dedicó un mensaje a quienes comparten con el su día a día: “Quiero saludar a todos los bomberos y a mi compañeros, este año es algo distinto, pero es un año más y tenemos que seguir”.