• Hoy 26 - Zárate - 16.2° / 16.6°
    • Lluvia
    • Presión 1007 hpa
    • Humedad 83%
  • En el SIT se movilia un 10% menos de pasajeros

    8/7/2020

    Para quienes conocen los pormenores de los sistemas de transporte de pasajeros de todo el país, no hay crisis anterior comparable a la que recién se empieza a transitar. La más cercana es la de 2001, que provocó la quiebra de empresas o el retroceso en la calidad de los servicios.
    De allí se salió gracias a la recuperación económica del país y a la ayuda de los subsidios nacionales que se comenzaron a implementar en 2002 y que en la actualidad continúan, aunque “desfasados” según indican los especialistas y los propietarios de empresas.
    Los costos subieron porque los repuestos son importados, los seguros subieron, hay que pagar los salarios de los trabajadores y cumplir con una serie de nuevos procesos de higienización de las unidades al mismo valor del boleto, ya que las tarifas están congeladas. Esto lleva a muchas empresas de transporte a la inviabilidad del servicio.
    Pero particularmente lo que está sucediendo hoy, en medio de la pandemia, es que la cantidad de pasajeros que usan el transporte público está por el piso, en cifras históricamente bajas. Y los subsidios que llegan desde la Nación y desde el Gobierno provincial no alcanzan para cubrir los costos operativos; incluso cuando en el AMBA (Región Metropolitana de la provincia) se han incrementado.
    En Zárate el Servicio Integrado de Transporte (SIT), que funciona como una Sociedad Anónima Municipal, mantiene 11 micros por la mañana y otros 10 a la tarde. Como si fuera un “esquema de feriado reforzado”, ya que las unidades comienzan su recorrido a las 5:30 AM para levantar a trabajadores de las actividades consideradas “esenciales”.
    Pero lo concreto es que sólo un 10% del pasaje están transportando teniendo en cuenta el volumen de pasajeros del 18 de marzo, días previos a la cuarentena. Y esto dificulta mucho la viabilidad financiera de la empresa en este contexto de pandemia y cuarentena. Está claro que el Estado municipal es quien sale a financiar el desfasaje económico que se está viendo en el transporte.
    Aparte, viajan dos choferes dentro de los micros, uno maneja y el otro oficia de guarda, pidiendo los permisos correspondientes a quienes viajan en los asientos de acuerdo a los protocolos sanitarios vigentes y estableciendo un riguroso esquema de limpieza y desinfección de los micros en las terminales.
    Pese a la situación, aclararon desde la SAPEM, que se sigue manteniendo al plantel de empleados que alcanza a noventa personas, entre choferes, mecánicos, chapistas, administrativos, inspectores y otros empleados.
    El sistema de transporte argentino se encuentra en crisis desde hace varios años, la solución en el anterior gobierno fue elevar el boleto. La salida que vio este gobierno, en plena pandemia, es congelar el boleto y aumentar un poco los subsidios aunque el desfasaje entre el precio del litro de gasoil y el precio del boleto, la relación histórica entre una y otra variable, sigue alejándose. $26 cuesta el boleto de transporte local conra $60 del litro de gasoil. Claro que en el medio hay subsidios y una política gubernamental de costear parte del boleto.

    Se realizan a diario los trabajos de desinfección en los micros del SIT.