• Hoy 20 - Zárate - 3.1° / 5.3&deg
    • Despejado
    • Presión 1026 hpa
    • Humedad 89%
  • Se flexibiliza la cuarentena pero todavía son muchas las necesidades alimentarias

    25/7/2020

    Lo único positivo que dejará la pandemia y con vistas a la crisis económica y social en la cual se apoyó durante estos últimos meses, es la recomposición del tejido social zarateño a través de lazos de solidaridad y del trabajo vecinal en muchos vecindarios. La forma en cómo entidades fomentistas se reorganizaron para dar de comer, cómo articularon esto con el municipio y el plafón generado para continuar otro tipo de acciones que obliguen al municipio a descentralizar recursos y decisiones políticas, hoy muy burocratizadas y centradas en el Gabinete.
    En los barrios existen sociedades de fomentos y vecinos solidarios que arriesgaron todos los días su vida, y que eligieron no quedarse en casa para ayudar.
    En este sentido fue clave el rol de la Unión de Sociedades de Fomento y de Uniones Vecinales con la organización de muchas ollas populares generadas por los propios vecinos, cocinando en sus casas y entregando viandas en las calles.
    Aparte generaron una ardua tarea de abordaje territorial para llegar a todos los barrios y a los vecinos y vecinas que necesitaban comer. En otras palabras, fueron los responsables de hacer llegar la comida a los vecinos y vecinas que realmente lo necesitaban, y sin ellos los recursos municipales no hubiesen tenido la profundidad y la efectividad necesaria.
    La mecánica implementada fue la siguiente; se confeccionan listas de familias en cada barrio, se las pasan a la municipalidad, luego esas listas llegan a los diferentes referentes barriales y se envían los bolsones con mercadería. Además colaboran con la implementación de las viandas móviles, confeccionan también listas de asentamientos para que también les llegue mercadería a las familias que allí viven, y los propios fomentistas entregan viandas y organizan la entrega.
    En cuanto a las ollas populares, todos los domingos se realizan este tipo de iniciativas en diferentes barrios, siempre manteniendo la higiene, la distancia interpersonal y todas las condiciones que impone el protocolo de sanidad vigente. De hecho se organizan ollas populares dos o tres veces por semana.
    Toda persona o comercio que quiera donar alimentos u otros elementos; podrá comunicarse al 3487-215336.