• Hoy 22 - Zárate - 5° / 6.1°
    • Despejado
    • Presión 1023 hpa
    • Humedad 60%
  • A los 80 años murió el cantante popular Juan “Corazón” Ramón

    1/8/2020

    El cantante Juan “Corazón” Ramón, cuyo nombre real era Ellery Guy Rech y gozó de amplia popularidad a partir de la década de 1960, falleció a los 80 años, según relató tu esposa Isabel, quien contó que sufría un cuadro de deshidratación severo, una pulmonía y una gastritis crónica.
    Cuando en los finales de los 80 sus canciones sonaban en todos lados, ganó fama y popularidad. Mencionar algunos de esos temas será siempre incompleto, pero la carrera del cantante se sostuvo en éxitos como “Cariñito”, “Tabaco y ron”, “Suena el teléfono” y “Macumba” y otras tantas interpretaciones de baladas románticas que le valieron su apodo.
    Seguramente todas volverán a sonar cuando recordemos al querido Juan “Corazón” Ramón que este jueves a los 80 años murió como consecuencia de una pulmonía.
    UNA LARGA HISTORIA LIGADA A CAMPANA Y ZARATE
    Nació como Ellery Guy Rech, un 13 de enero de 1940 en Cañada de Gómez, Santa Fe. Hijo de un italiano y una argentina, desde chico supo que lo suyo sería cantar. Hijo de un ferroviario al que su trabajo lo trasladó hasta Campana cuando su pequeño hijo tenía 13 meses. Allí, la familia se afincó y fue donde Ellery realizó allí sus estudios primarios y secundarios.
    Aquellos primeros años lo marcaron para siempre. Tuvo todo el apoyo de su familia y la contención necesaria para sobrellevar una malformación congénita denominada pie bot. Sus pies tenían una forma invertida, los dedos se organizaban hacia atrás y el talón por delante. La gente creía que era paralítico o que tenía una pierna ortopédica. Pasó buena parte de su infancia con tratamientos quirúrgicos hasta que le acomodaron sus pies, pero nunca quedó bien. Por eso caminaba raro y lucía unas botas extrañas.
    Su pasión por el canto lo llevó a formar parte de un coro prestigioso en Zárate y a ser la voz de la banda Los Casanovas, donde reemplazó a Billy Caffaro. Sin embargo, cuando terminó su quinto año del bachillerato no se inclinó por su verdadera pasión, sino que se inscribió en la carrera de abogacía. No duró mucho en esos claustros. Lo suyo era otra cosa.
    Desde 1960, logró un éxito tras otro con covers de canciones que habían triunfado en Francia e Italia. Panamá, Colombia, y Perú fueron mercados donde recogió gratificantes resultados, incluso vivió en Panamá y en Perú. A lo largo de su carrera, recorrió diversos ritmos y melodías, sin olvidar el tango, y grabó más de 1300 canciones.
    Enumerar su extensa y nutrida obra es una tarea titánica. Venecia Sin ti, El máximo, más y más, A todo ritmo y De amor ya no se muere son solo algunos de los discos que grabó en tantos años de trayectoria. En los ´80, era habitual verlo participar de los programas televisivos de Canal 9 Libertad como Sábados de la Bondad o Domingos para la Juventud. Su repertorio estuvo atravesado por la canción romántica, la balada y el tango, aunque, a partir de 1990, también se atrevió con la música tropical.
    Juan Ramón llegó a ser el cantante que más vendió en el país y en buena parte de los mercados latinos. Fue quien ganó una de las ediciones del Festival de la Canción en Buenos Aires con “Carta abierta a un hijo”. Antes, el trono había estado ocupado por Sandro con “Quiero llenarme de ti”. Y un año después que Juan Ramón ganase tal distinción, el podio pasaría a ser ocupado por “Balada para un loco” de Astor Piazzolla y Horacio Ferrer.
    Tuvo dos parejas estables. Una hija, que vive en Estados Unidos, le dio una nieta. A los 80 años, Juan Ramón dejó una obra musical nutrida y varias películas en las que despuntó el hobby de la actuación. Ganó fortunas y su nombre brilló en todo un continente. Pero, trágica peripecia del destino, sus últimos años lo fueron opacando. Con la partida de Juan Ramón se va un exponente de toda una camada de músicos exitosos que contaron con el favor del público y los prejuicios de las élites.

    A fi nales de los 80 sus canciones sonaban en todos lados, ganando fama y popularidad.