• Hoy 28 - Zárate - 9.3° / 11°
    • Nublado
    • Presión 1011 hpa
    • Humedad 90%
  • Orgullosos de haber sido granaderos

    18/8/2020

    Para lograr la libertad de América, el general José de San Martín necesitaba soldados apasionados por la patria. Se dedicó a formarlos en sus valores, fundados en ideales de libertad y soberanía, y el 16 de marzo de 1812 creó el Regimiento de Granaderos a Caballo. Desde el Combate de San Lorenzo hasta Ayacucho, el Regimiento fue protagonista de los escenarios en los que se luchó por la libertad.
    Los granaderos participaron en 110 acciones de guerra y conquistaron 22 condecoraciones. Tras permanecer inactivo desde 1826, el Regimiento se recreó por medio de un decreto firmado por el presidente Julio Argentino Roca el 29 de mayo de 1903.
    En 1907, siendo presidente Figueroa Alcorta, se determinó que el Regimiento fuese la escolta presidencial y se estableció el cuartel, construido especialmente para los granaderos, sobre la barranca del Plata, en el barrio porteño de Palermo.
    En el acto de ayer, en la plazoleta zarateña se acercaron con la nostalgia y el orgullo de haber sido Granaderos de San Martín, dos zarateños que nos contaron sus experiencias de haber pertenecido al glorioso regimiento sanmartiniano Héctor Portichella presenció desde la vereda el acto y luego se acercó junto a su esposa pidiendo permiso para tomarse una foto junto al busto del prócer engalanado de flores. Tímidamente sacó su birrete azul con un escudo de reservista. Nos contó entonces que hizo la conscripción -es clase 1952- en el Regimiento, lució el uniforme y se impregnó de los valores sanmartinianos. “Fui conscripto en el Regimiento en 1973, en un año en que la Argentina hubo cuatro Presidentes: Lanusse, Campora. Lastiri y Perón”, nos contó. Vicisitudes de nuestro país que arrastra una historia de desencuentros e inestabilidad política alejada de la constitucionalidad.
    Hoy es reservista y se reúne todos los años con sus compañeros de conscripción y sus esposas y, de vez en cuando, viajan a San Lorenzo para participar del aniversario del histórico Combate que allí se libró, bautismo de fuego del Regimiento que detuvo el avance de los españoles por el Río Paraná.
    El otro granadero, Juan Antonio González es hoy agente de la DPU municipal y también se acercó ayer al ver el acto. Con orgullo sanmartiniano le dijo a LA VOZ que hizo el servicio militar voluntario en el Regimiento en 1994 y perteneció a la Guardia presidencial tanto en la Casa de Gobierno durante la presidencia de Carlos Menem, como en la Catedral metropolitana donde se halla el mausoleo del General San Martin desde 1880 en que sus restos fueron repatriados desde Francia. Sus cuñados también fueron Granaderos, nos contó con orgullo este sanmartiniano que tiene su foto con el uniforme de gala en su whatsapp.
    Hoy en día nuestros granaderos combinan la tradición con la modernidad. Son soldados competentes y adiestrados, y al mismo tiempo contribuyen a la presencia histórica y a difundir el legado sanmartiniano.
    Como estos dos zarateños a quienes su paso por el Regimiento los marcó a fuego, modeló su carácter y sus principios para toda la vida, San Martín, su jefe inmortal estaría orgulloso y repetiría lo que expresó allá por 1813: “De lo que mis granaderos son capaces sólo yo lo sé, quien los iguale habrá, quien los exceda, no”.