• Hoy 15 - Zárate - 8.3° / 10.5°
    • Despejado
    • Presión 1028 hpa
    • Humedad 64%
  • “La radio es pasión, compromiso, amor, es vida y me dio muchas satisfacciones”

    28/8/2020

    Fue el 20 de agosto de 1920, cuando Enrique Susini, César Guerrico, Luis Romero Carranza y Miguel Mujica, luego conocidos como “Los locos de la azotea”, fueron protagonistas de un salto histórico para los medios de comunicación argentinos, al realizar la primera transmisión radial desde el techo del Teatro Coliseo.
    Ese gesto, sin dudas fue un punto de inflexión. El nuevo medio significó nuevos lenguajes, nuevas formas de expresión y, por sobre todas las cosas, la puerta de entrada a un infinito mundo que, a pesar del paso del tiempo, continúa reinventándose al día de hoy.
    De los cien años de historia radial argentina, un tercio lo ostenta la radio FM Libre de la localidad de Lima, que dirige Hugo Pérez. A Marité Pérez, a cargo de la gerencia de contenidos y de lo que en el lenguaje radial se conoce como “la segunda mañana”, le gusta decir que la radio limeña fue creada por un grupo de “loquitos de la azotea”.
    “Nosotros éramos un grupo de jóvenes que estaba intentado hacer una radio, sin tener idea. Después mi cuñado trajo la idea de traer una radio a Lima y ahí nos comprometimos, ahì eramos un medio de comunicación que tenía que funcionar como un medio de comunicación”, cuenta Marité en diálogo con LA VOZ.
    En este sentido, señala que aunque el devenir tecnológico da origen a nuevos medios, “la radio será siempre esa pionera en la imaginación, de imaginarnos quién está detrás del micrófono, en los controles. La magia de la radio no puede ser copiada”.
    Si bien en sus inicios comenzó desempeñándose en las tareas administrativas del proyecto, luego pasó a ocupar un lugar detrás del micrófono, amplificando las voces de un pueblo que demandaba un medio de comunicación propio, que acerque lo que pasa en su localidad.
    “Ahí aprendí la profesión. Teníamos que exponer en educación, en cultura, en dicción, y en todo lo que se nos pedía para estar detrás de un micrófono. Hoy hay radios digitales que son de otra manera y se manejan de otra manera. La radio ha tenido sus bemoles y sus conflictos”, señala y recuerda de manera anecdótica cuando la señal radial interfería con la señal televisiva.
    “Arrancamos con nada en los bolsillos pero con muchas ganas de hacer. Nuestra radio fue un poco la pionera, y eso nos hace sentir orgullosos. Mucha gente que pasó por la radio hoy esta en otros medios o han elegido una carrera similar como la comunicación”.
    En sus comienzos, Marité empezó con un programa donde los vecinos acercaban cartas, se leían libros y poesía, para luego, años más tarde, pasar al oficio periodístico. “Fui creciendo yo tambien en todo lo que hace la emisora, como una mujer orquesta. El lenguaje de la radio es muy particular y tenemos que mantenerlo y cultivarlo para que no se desmadre. Nuestro lema es la libertad de expresión y la verdad por sobre todas las cosas. Hoy llegamos a otras partes del mundo, a otras provincias a traves de internet. Hay mucha gente que le gusta acercarse a su pueblo desde el lugar donde esté”.
    Es tan significativo el desarrollo de FM Libre en la comunidad, que los propios vecinos adoptaron al medio como propio y como espacio de referencia para constatar la veracidad de la información.
    “Muchos de los sueños los cumplimos; uno era ser el medio de la localidad y para mantenernos 30 años hemos trabajado en eso, para ser el medio por excelencia en la localidad y la zona que también nos escuchan. La gente quiere escuchar qué es lo que pasa en su lugar, porque las noticias nacionales tienen otros medios o las redes sociales, pero para lo que pasa en su lugar pasa por la radio. Otro sueño era tener una radio digitalizada, hoy estamos a la vanguardia de lo que es la automatización de las radios, y tener un personal que acompañe, que se ponga la camiseta del medio y lo quiera. También pensamos en tener un diario y un pequeño canal, pero el país no nos ha ayudado en esas cuestiones”, .
    En lo que respecta a los cambios que ha sufrido la radio a lo largo del tiempo, Marité puntualiza en el uso del lenguaje verbal: “Ha cambiado mucho el léxico, cómo se manejan los medios. Se ha desvirtuado lo que debería ser la radio o lo que nos han dejado los grandes locutores que hablaban con propiedad y una dicción plena; lo hacían de una manera que daba gusto escuchar y era la compañía verdadera esa voz que aparecía todos los días en la radio”.
    Según sostiene, “se desvirtuó mucho la realidad, hay muchos puntos de vista que a veces confunden al público y en el marco de ganar el rating se hace cualquier cosa. Nosotros tratamos de mantener el léxico, en nuestro medio no hay gente que diga malas palabras y eso es porque el contenido lo manejamos nosotros. La línea de la radio siempre ha sido la de hablar con propiedad, y mantener un nivel”.
    Si en algo coinciden quienes dedicaron su vida al formato radial, es la característica atrapante del medio, tanto para los oyentes como para quienes construyen ese espacio dia a dia. “Hoy no imagino mi vida sin la radio. Es pasión, compromiso, amor, es mi vida y me ha dado muchas satisfacciones”, dice Marité y, entre esas satisfacciones, se encuentran los reconocimientos locales, en la Cámara de Diputados o el premio CADUCEO a la Mejor FM local.
    Por último, entre sus deseos y anhelos a futuro de la radio, Marité señala: “Tengo la expectativa de que los que vienen marchando estudien y se preparen para estar detrás de un micrófono, o como operador técnico y que tengamos gente preparada en los medios, porque en el marco de decir ‘que se oigan todas la voces, se ha bastardeado los medios de comunicación y especialmente la radio”.

    A %d blogueros les gusta esto: