• Hoy 28 - Zárate - 24.6° / 27.3°
    • Nublado
    • Presión 1008 hpa
    • Humedad 66%
  • Continúa siendo bajo el uso del transporte público local

    2/11/2020

    Así como Nación subsidia al boleto de transporte, el municipio lo hace con el Sistema Integrado de Transporte, del cual es socio accionario principal al constituirse el ente que administra el transporte en una SAPEM, en reemplazo de la Cooperativa 3 de Julio, anterior concesionaria.
    A nivel general, el 65% de los subsidios estatales se destinan al transporte de la región metropolitana de Buenos Aires, el “famoso” AMBA. Pero aún sigue siendo un esquema tarifario inadecuado, deficitario y obsoleto en relación a una red de transporte multimodal como la que quiso aplicar Zárate con el SIT. Por lo tanto hay que agendar una reforma profunda en el transporte a nivel provincial, como también en lo educativo, lo sanitario, la seguridad y el sistema penitenciario. Varias necesidades básicas de la población que exigen un cambio.
    Pero pareciera que la pandemia vino a barrer con todo; y ahora nadie sabe si relegará aún más estas reformas sustanciales o si la actual crisis económica y social acelerará tales reformas.
    Por lo pronto en Zárate se transporta a un 90% menos de pasajeros a raíz de las restricciones sanitarias por la pandemia de Covid. Lo cual transforma aún más al sistema de transporte en un esquema deficitario, y desde su constitución que el Ejecutivo municipal sale a financiar al transporte.
    En lo operativo, actualmente sólo se traslada a un ínfimo 10% dado que el decreto de aislamiento obligatorio permite viajar sólo a las personas que realizan actividades esenciales; tal como se viene informando.
    Hoy, esencialmente, uno de los problemas que argumentan las empresas de transporte y los consorcios mixtos o las cooperativas, es que los costos aumentan porque los repuestos son importados, y cuando el dólar sube, todo sube. Aparte, los seguros subieron, hay que pagar los salarios de los trabajadores y cumplir con una serie de nuevos procesos de higienización de las unidades al mismo valor del boleto. Todo esto con las tarifas congeladas hasta fin de año.
    Esto lleva a muchas empresas de transporte a la inviabilidad del servicio; sumado a que la cantidad de pasajeros transportados es muy inferior, en cifras históricamente bajas.
    En tanto los subsidios que llegan desde la Nación y desde el Gobierno provincial no alcanzan para cubrir los costos operativos; incluso cuando en el AMBA (Región Metropolitana de la provincia) se han incrementado a diferencia del Interior, en donde los gobernadores reclaman más fondos.
    Por ejemplo, hoy Zárate recibe 20 pesos de subsidio por cada litro de gasoil que cuesta 70 pesos en el surtidor. O sea que el SIT debe abonar la diferencia de 50 pesos generada. Sin embargo, el esquema de subsidios al gasoil, plantea que el valor subsidiado por litro debe ser del 50%. Y con los aumentos en el precio de las naftas, ese valor nunca se tocó; lo cual genera aún más déficit financiero y operativo para cada una de las empresas de transporte.
    Cabe recordar, en este esquema financiero, que el boleto del SIT es de $26 que es utilizado para abonar sueldos, mantenimiento de coches y demás.
    En Zárate el Servicio Integrado de Transporte (SIT), que funciona como una Sociedad Anónima Municipal, y desde el 20 de marzo, cuando se decretó la pandemia, mantiene 11 micros por la mañana y otros 10 a la tarde. Como si fuera un “esquema de feriado reforzado”, ya que las unidades comienzan su recorrido a las 5:30 AM para levantar a trabajadores de las actividades consideradas “esenciales”, algo que no ha variado desde el inicio de la cuarentena a partir del decreto de aislamiento obligatorio.
    Pero lo concreto es que sólo un 10% del pasaje se sigue transportando teniendo en cuenta el volumen de pasajeros del 18 de marzo, días previos a la cuarentena. Y esto sigue dificultando mucho la viabilidad financiera de la empresa en este contexto de pandemia y cuarentena.
    Como se mencionó, el Estado municipal es quien sale a financiar el desfasaje financiero del SIT; manteniendo el plantel de empleados, aplicando un protocolo sanitario nuevo, estableciendo un riguroso esquema de limpieza y desinfección de los micros en las terminales y haciéndose cargo de las recomposiciones salariales que firma el gremio de la Unión Tranviaria Automotor (UTA).
    Actualmente el plantel de empleados alcanza a noventa personas, entre choferes, mecánicos, chapistas, administrativos, inspectores y otros empleados.