• Hoy 1 - Zárate - 12.1° / 13.6°
    • Despejado
    • Presión 1017 hpa
    • Humedad 77%
  • Crece el número de estafas y robos de claves a través de engaños telefónicos

    21/11/2020

    Hace algunos meses, el Banco Galicia anunció a traves de distintos medios de comunicación que cerraría su cuenta en la red social Instagram, ante la gran cantidad de estafas a clientes perpetradas durante el período de cuarentena.
    Días más tarde, en un comunicado que reunió a la mayoría de las entidades bancarias que operan el país, se advertía a los usuarios sobre los peligros de las gestiones realizadas a traves de redes sociales, a la vez que advertían a la población sobre distintas maniobras desplegadas por bandas de delincuentes que engañan a los usuarios y clientes, para robar información sensible como datos de tarjeta, claves y contraseñas de cuentas. A partir de allí, se inició una intensa campaña de difusión por parte de los bancos: avisos difundidos a traves de mails y newsletters, popups en los sitios oficiales de estas entidades y demás acciones tendientes a concientizar a las personas sobre la necesidad de mantener a resguardo la información personal (como claves), algo que no es solicitado por los operadores oficiales al momento de realizar gestiones.
    Pero a pesar de la exposición que han tenido muchos casos de estafas de este tipo, las organizaciones delictivas de estafadores continúan operando a la pesca de usuarios desprevenidos.
    En la jornada de ayer, una mujer recibió un llamado a su celular por parte de una presunta empleada del Banco Provincia, que se hacía llamar Daniela, con el propósito de brindarle una serie de números telefónicos del área de legales de la entidad bancaria, ante cualquier inconveniente que deba reportar.
    La falsa operadora le brindó el número de un conmutador, así como también un número de Whatsapp para gestiones menores. En ese momento, con la excusa de verificar una serie de datos, la mujer al otro lado de la línea comenzó a reproducir el número de documento de su interlocutora que, efectivamente, era el correcto.
    Fue en ese instante, precisamente cuando la estafadora le anunció que debía corroborar datos de la tarjeta, fue que la víctima decidió cortar la comunicación. De manera inmediata se puso en contacto con el banco a traves de sus vías de comunicación oficiales, y desde la entidad le confirmaron que no solo evitan requerir ese tipo de información, sino que no poseen un servicio de consultas vía Whatsapp, además de asegurar que se había tratado de un intento de estafa.
    Este tipo de engaños, suelen ocurrir a diario y en grandes cantidades, afectando a miles de usuarios que sufren la pérdida de sus ahorros a mano de bandas de estafadores.
    Por eso, entre las recomendaciones que las entidades bancarias brindan a sus clientes se encuentran: Fijarse siempre que la cuenta (en redes sociales) con la se interactúe tenga un tilde azul junto al nombre para constatar que se trata de una cuenta oficial; Nunca compartir claves o datos confidenciales y no comentar en publicaciones de redes sociales con información personal.
    Del mismo modo, instaron a que todos aquellos clientes que detecten alguna cuenta falsa se pongan en contacto con su entidad bancaria para que se pueda realizar la pertinente denuncia.