• Hoy 18 - Zárate - 9.6° / 11.7°
    • Despejado
    • Presión 1021 hpa
    • Humedad 74%
  • La crisis golpea duramente a Bomberos

    24/11/2020

    Los avatares de la macroeconomía argentina son inciertos; y se torna muy difícil para una familia adquirir algún tipo de bien oneroso como una casa, un auto o un crédito para acceder a estos bienes.
    Y en este contexto nacional de crisis, inserto en el contexto global de pandemia, resulta aún más inaccesible. Aparte es mucho más desolador encontrarse solo ante cualquier dificultad que ponga la vida, sea una pandemia, un quebranto económico o una situación difícil relacionada a este contexto. Y hoy la familia de bomberos es acompañada sólo por la ciudadanía y un puñado de empresas.
    El quehacer diario de un servicio público tan esencial, implica mucho dinero. Y mantener un cuerpo activo de 70 personas y 12 vehículos también. Y cada vez los ingresos para ello son menores en el cuartel.
    Por lo tanto los bomberos zarateños se sienten sofocados por una crisis económica pre-pandémica e indignados por la falta de empatía de diferentes estamentos de la dirigencia política y empresarial de la zona.
    LOS FONDOS DE BOMBEROS
    El cuartel local se mantiene con tres ingresos fundamentales, un subsidio nacional anual de alrededor de $2.500.000. Otro subsidio provincial, surgido de un porcentaje que ganan las aseguradoras; de 600 mil pesos anuales y un ingreso municipal que surge del porcentaje de la tasa de Seguridad e Higiene.
    En Zárate, del 1% del cobro de seguridad e higiene, el 0,75% va para bomberos de Zárate y el 0,25% para bomberos de Lima. Respecto a este último fondo, ronda los 400 mil pesos mensuales.
    Tanto el subsidio nacional y provincial no son de libre disponibilidad, sino que está estipulado qué porcentaje deben gastar en mantenimiento del cuartel o de los vehículos.
    Si un camión se funde, no pueden pagar toda la rectificación de motor con el subsidio nacional. Por ejemplo, y como sucede en la actualidad, tienen una autobomba chocada, parada desde hace dos años, que no la pueden reparar por falta de fondos. En el año 2018, su arreglo valía un millón de pesos.
    A raíz de la apremiante situación económica de la entidad, los bomberos debieron salir a vender pollos y una rifa de fin de año. En la localidad de Merlo, por ejemplo, montaron un lavadero artesanal con la misma premisa, obtener fondos extras para el mantenimiento del cuartel.
    “Con la comisión directiva decidimos que todo lo recaudado de la venta de pollos vaya a pagar las pequeñas deudas que tenemos con comercios chicos que nos siguen bancando, como las ferreterías, lubricentros y talleres.
    Pero principalmente fue todo para equipamiento; y gracias a la colaboración de los vecinos y vecinas de la ciudad se pudieron comprar overoles ignífugos, cascos, botas y guantes”, confirmó el jefe del cuartel, Mariano Chaves.
    Para que la ciudadanía tenga una idea, y de acuerdo a los valores que repasó el bombero, cada par de guantes cuesta 2000 pesos; una monjita (capucha) 1000 pesos; cada casco, 8000 y el chaquetón y pantalón (llamado equipo estructural) 90000 pesos.
    Hasta el momento se hicieron tres ventas de pollos con un total de 1200 pollos vendidos. Y la próxima se llevará a cabo el próximo 12 de diciembre, la última del año.
    DEBIERON DEVOLVER DOS VEHÍCULOS
    El año pasado debieron devolver dos vehículos que habían comprado; se trató de una camioneta para la unidad forestal y otra camioneta para especializarla en materiales peligrosos, con un sistema de espuma para trabajar en caso de derrame químico. Ambos vehículos se compraron con el dólar a cierto valor pero luego la divisa subió tanto que no lo pudieron terminar pagando.
    “La idea es volver a conseguir uno o dos móviles. Armar un móvil comando donde podamos poner mesas y sillas por si ocurre un incendio grande, de varios días. Allí podríamos reunir a los jefes de otros cuarteles y repasar las acciones para cualquier tipo de incendio grande que pueda suceder”, explicó el comandante del cuartel.
    No obstante, y en reemplazo de la camioneta perdida para incendios forestales, los bomberos se movieron rápido y con creatividad, y de esta manera pudieron conseguir un batán de 1200 litros, donado por Car- Jor, para engancharlo detrás de cualquier otro camión y así brindar más capacidad.

    Los bomberos zarateños se sienten sofocados por una crisis económica pre-pandémica e indignados por la falta de empatía de diferentes estamentos de la dirigencia política y empresarial de la zona.

    “Hoy en día todo es dinero, todo está caro”

    La situación descripta es sólo una parte de la situación económica apremiante de bomberos y es por ello que hace más de un mes que enviaron cartas al Ejecutivo municipal y a los presidentes de bloque del Concejo Deliberante para sentarse a charlar sobre tal realidad y las diferentes alternativas para mantener con vida a bomberos.
    Una de ellas es aumentar el monto que les corresponde con el cobro de seguridad e higiene; la otra propuesta es que los concejales aprueben una ordenanza que permita a bomberos realizar las habilitaciones y certificaciones en materia de seguridad e higiene de cada comercio o depósito que se busca habilitar por una particular. Hoy en día, la aprobación “Anti- siniestral” la realiza bomberos de San Isidro ya que no existe una ordenanza local que le entregue esta potestad a bomberos. “Sólo precisamos una ordenanza municipal, ya que operativamente tenemos todo para hacerlo. De hecho, en depósito aduaneros estamos certificando nosotros ya que depende de provincia y no del municipio. Es algo ilógico que se movilicen de San Isidro para realizar algo que podríamos hacer nosotros con la aprobación de una ordenanza únicamente. Sería otro ingreso para el sostenimiento de cuartel”, evaluó el comandante de bomberos.
    “Todo se soluciona con sentarse y hablar, pero nadie viene a ver y escuchar la realidad de bomberos. Tampoco somos invitados, porque ya mandamos varias notas y no nos han convocado.
    No es difícil. Por ejemplo en La Matanza los bomberos casi pierden el cuartel por deudas que contrajeron, con un manejo de los fondos por lo menos desorganizado de aquella asociación, y el municipio debió intervenir para que el partido no se quede sin bomberos. Acá, con una organización transparente de la asociación, el municipio no hizo nada para impedir que perdamos las dos unidades que habíamos comprado; que no las compramos para nosotros sino para la comunidad. Por lo tanto, todo se puede hacer, pero falta voluntad y diálogo. Por el momento seguimos teniendo el apoyo invaluable de los vecinos y vecinas, de comercios chicos y de algunas empresas. Siempre se pide más pero la pandemia está dejando un panorama muy difícil para todos. Esperemos salir fortalecidos”, comentó el comandante del cuartel, Mariano Cháves.
    EL SUEÑO DEL DESTACAMENTO
    Desde el año 2017, bomberos vienen recibiendo promesas sobre la cesión de un hangar en el aeródromo con la finalidad de convertirlo en un destacamento. Finalmente eso se cumplió a mediados del año pasado; pero cuando los bomberos tomaron posesión del predio, se dieron cuenta de que estaba, literalmente, “destruido”; y que se debía realizar una refacción completa para que sea utilizable. Por ejemplo techarlo, aislarlo, restaurar la cocina y los baños. No obstante, anticiparon que no serviría para un destacamento dado que está muy alejado de la ciudad, en la colectora de Ruta 9. Aunque sí se podría utilizar para realizar un centro de capacitación.
    Según detallaron, se trata de un hangar sin chapas y sólo con un tinglado, por si fuera poco, quince días atrás se robaron la mitad de las chapas. “Si tenemos un techo, un baño y un lugar para que estén los bomberos se puede ir armando progresivamente, pero si el lugar está destruido y sin techar; hoy no tenemos fondos para su reconstrucción”, evaluó Cháves. “Hoy en día todo es dinero, todo está caro.
    Con esto no estoy descubriendo nada, pero con voluntad y apoyo todo se puede hacer. Por ejemplo, tenemos que hacer la vereda nueva, y nos cuesta casi 300 mil pesos todo el largo. La empresa Car-Jor se ofreció a poner toda la mano de obra gratis pero igual es plata porque el quehacer diario de bomberos y el mantenimiento de la estructura también lleva su inversión”, reconoció.
    Por otro lado, en abril de este año, crearon un nuevo destacamento en el predio de Trasba, sobre la Antártida Argentina, luego de firmar un convenio de comodato con la Cooperativa Eléctrica local. “Estamos cómodos y operativamente nos vino muy bien tener un lugar más cerca de la zona oeste de la ciudad, hacia donde Zárate se expande. Pero la idea es conseguir un lugar propio, porque si mañana cambia la gente del consejo de administración de cooperativa, y pide su devolución; no nos queda otra que devolverlo”.

    Mariano Chavez.
    A %d blogueros les gusta esto: