• Hoy 9 - Zárate - 11.7° / 16°
    • Nublado
    • Presión 1023 hpa
    • Humedad 86%
  • Veredas en mal estado

    1/12/2020

    En diferentes publicaciones de este medio se puso de manifiesto las dificultades de personas con discapacidades motrices, en sillas de ruedas y adultos mayores para sortear las barreras arquitectónicas.
    Falta de rampas, diferentes obstáculos como vehículos estacionados en entradas de garages, obras de construcción sin senderos seguros o la presencia de volquetes, son algunas de las trabas a la circulación que ofrece el paisaje del centro de la ciudad y su periferia.
    Pero otro factor tiene que ver con la falta de mantenimiento de las veredas y el nulo control de las autoridades para instar a los frentistas a que garanticen el paso por las mismas. Un ejemplo palmario de esta situación se puede ver desde hace mucho tiempo en calle Andrade 219. Allí un importante tramo de la vereda presenta un estado deplorable, donde la constante pérdida de agua (se desconoce si se trata de aguas servidas o agua potable) genera un completo lodazal que impide el paso.
    La acción lógica de los vecinos para cruzar por el lugar es descender hacia la calle y caminar junto al cordón los metros de la zona afectada.
    Pero al tratarse de una zona céntrica, la cuadra suele estar ocupada por vehículos y, casi permanentemente, se encuentra allí estacionado un micro de grandes dimensiones, lo que obliga a los peatones a desplazarse hacia el centro de la calle, exponiendo sus cuerpos al paso de los vehículos que transitan por el lugar, lo cual, si bien es un potencial peligro, es la única alternativa que tienen personas con movilidad reducida o adultos mayores para evitar la encerrona que proponen las condiciones en las que se encuentra el lugar.
    No es menor la situación sanitaria que ofrece ese lugar. En temporada donde se agudizan las campañas de prevención contra el dengue, esa vereda ofrece las condiciones para el desarrollo del mosquito vector, ante la permanente presencia de agua estancada.
    Por esta razón, quienes a diario transitan por esa calle, expresaron su pedido para que las autoridades intervengan en la problemática y garanticen el paso de los vecinos, sin la necesidad de que se expongan a caídas o accidentes viales.

    Una vereda intransitable en calle Andrade al 200 genera malestar entre los peatones.
    A %d blogueros les gusta esto: