• Hoy 9 - Zárate - 10.9° / 15°
    • Nublado
    • Presión 1023 hpa
    • Humedad 64%
  • Primeras vacunas no interrumpirán la circulación de COVID-19

    12/12/2020

    La Organización Panamericana de la Salud (OPS) informó el 9 de diciembre que las Américas están experimentando los niveles más altos de casos de COVID-19 desde el inicio de la pandemia, por lo que pidió que las autoridades de salud emitan una guía clara para proteger a las comunidades.
    También pidió, a través de su directora, que los Gobiernos actúen para aumentar la capacidad hospitalaria en las áreas afectadas. Con más de 753.000 muertes y más de 28,5 millones de casos reportados en las Américas, las cifras y tendencias hacen claro que la región debe redoblar las medidas preventivas, especialmente en preparación para las fiestas de fin de año. “Ahora no es el momento de relajarse”, sostuvo Carissa Faustina Etienne, directora de la OPS.
    La OPS trabaja con la perspectiva de que las vacunas fabricadas mediante el mecanismo COVAX empezarán a distribuirse para su uso entre marzo y abril de 2021 y que los países de América Latina ya han invertido mediante anticipos y avales más de 1.000 millones de dólares para participar en el mecanismo.
    COVAX es un mecanismo codirigido por la Alianza Mundial para el Fomento de la Vacunación y la Inmunización (GAVI), la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante Epidemias y la Organización Mundial de la Salud. Su objetivo es acelerar el desarrollo y la fabricación de vacunas contra la COVID-19 y garantizar un acceso justo y equitativo a ellas para todos los países del mundo.
    Algunos países como Argentina, pueden recibir una pequeña cantidad de vacunas a fines de diciembre.
    Se destaca la importancia de que los países dispongan de un plan nacional de vacunación en el que cualquier vacuna que llegue sirva para proteger a los más vulnerables: las personas mayores, los trabajadores sanitarios y los adultos que sufran alguna condición previa como hipertensión, diabetes o cáncer, un grupo que cifró alrededor de 20% de la población de cada país.
    Las vacunas que lleguen primero no interrumpirán la transmisión. Esto tomará meses, y durante estos meses confiamos en que ya sabemos lo que se necesita para reducir la transmisión: mantener todas las medidas individuales y colectivas, entre ellas el uso de barbijos y guardar la distancia social.
    Respecto a la obligatoriedad de vacunarse, es una decisión que depende de cada país, como la vacunación obligatoria para los niños en muchos países de la región, pero que lo más importante no es discutir este hecho sino discutir la obligatoriedad de disponer de la vacuna.
    Los dos próximos años serán críticos porque la vacunación no ocurrirá de la noche a la mañana, y para llegar a la inmunidad de rebaño se debe tener una gran parte de la población vacunada, 60% a 80%, y eso no ocurrirá de inmediato.
    A este factor temporal hay que agregar que muchas de las vacunas todavía están en fase de pruebas, una circunstancia que imposibilita su pronta utilización, por lo que hay que continuar con las medidas de protección previamente explicadas como el uso de barbijos, el lavado de manos, evitar los espacios cerrados y las reuniones de personas solo en grupos pequeños con distanciamiento social.

    Dr. Federico R. Simioli Médico Infectólogo M.N. 134255 M.P. 551400
    A %d blogueros les gusta esto: