• Hoy 6 - Zárate - 5.6° / 7.7°
    • Despejado
    • Presión 1027 hpa
    • Humedad 70%
  • Buscan desalentar las fiestas clandestinas

    16/12/2020

    En las últimas semanas la Municipalidad reforzó los operativos de control durante los fines de semana destinados a prevenir y desarticular fi estas clandestinas en el distrito; en sintonía, se promulgó una ordenanza aprobada por el Concejo Deliberante que establece regulaciones y duras sanciones a quienes incumplan la normativa.
    Como mínimo, cada día de fin de semana se registran en el distrito dos fiestas clandestinas que tienen un carácter masivo, pues en muchos casos, la aglomeración supera el centenar de personas. Desde la Municipalidad puntualizaron en dos aspectos determinantes, que tienen que ver, por un lado, con la falta de habilitación para la realización de ese tipo de eventos (los cuales deberían contar con ciertos requerimientos de seguridad, capacidad y demás), sino que en el actual contexto de pandemia, esas actividades se presentan como un riesgo sanitario a causa del Covid 19.
    “Hay una ordenanza que regula y sanciona las fiestas clandestinas e ilegales, no se pueden llevar a cabo, como así tampoco los encuentros masivos. Esto amerita un tratamiento especial debido a la situación de la pandemia que estamos atravesando y el resguardo de la seguridad, salubridad y salud pública. Estamos en un momento de pandemia, donde en nuestro distrito no está subiendo la curva de casos, pero sí tenemos que tomar conciencia que esto es colectivo y tenemos que seguir cuidándonos”, dijo la jefa de Gabinete, Florencia Diez.
    Al respecto, hizo hincapié en que no es voluntad de la Municipalidad prohibir los encuentros familiares, pero sí expresó que “ese encuentro familiar tiene que ser con las medidas de seguridad y protocolos sanitarios correspondientes para que todos nos sigamos cuidando y evitar cuestiones mayores”.
    A partir del crecimiento de las fiestas ilegales durante el último mes, desde el Ejecutivo debieron destinar mayores recursos a la prevención y control de estos eventos, entre ellos, tareas de inteligencia a traves de redes sociales y vías alternativas de comunicación para lograr detectarlas con anticipación y poder desalentar su realización.
    “Apelamos a la conciencia, por eso pedimos mayor responsabilidad individual. Apelamos a los jóvenes y a los papás de esos jóvenes, que puedan trabajar en este tema”, añadió.
    “LO QUE PEDIMOS ES UN LLAMADO A LA CONCIENCIA SOCIAL”
    Por su parte, el secretario de Seguridad, Alejandro Cimiotta también se refirió al tema y señaló que desde el área que conduce se encuentran reforzando todos los operativos durante la nocturnidad.
    “Lo que estamos haciendo es llegar a cada uno de los lugares que detectamos por motus propio, o donde llegan las denuncias de los vecinos y vecinas. Tratamos de desarticular estas fiestas y entrevistarnos con los organizadores para que esa fi esta no suceda; en caso que ya nos encontremos con la fiesta sucediendo, se desarticula con el apoyo de fuerzas federales, en este caso, Prefectura Naval, o de policía”, apuntó el funcionario.
    En esta línea, se sumó a lo expresado por Diez y manifestó: “Lo que pedimos es un llamado a la conciencia social, entender la complejidad y la gravedad que tienen estas fi estas. Tenemos que entender que hay cuestiones de riesgo para todos los jóvenes que asisten a estos eventos donde no hay ningún tipo de control en lo que tiene que ver con la cuestión ígnea, la capacidad de las personas que reciben, el expendio de bebidas alcohólicas o los menores que allí asisten”.
    En sus palabras, el Secretario de Seguridad buscó dejar en claro que están permitidas las reuniones familiares de hasta 20 personas y que, si bien reciben denuncias de vecinos por encuentros familiares y ruidos molestos, lo que hacen desde el área es solicitar que bajen la música en favor de la convivencia vecinal y permiten la continuidad de la reunión.
    Respecto de la ordenanza promulgada por el Intendente Osvaldo Cáffaro, explicó que “marca un carácter sancionatorio y lo que intenta es no ir por lo punitivo ni lo recaudatorio, sino que los organizadores tomen conciencia de lo que les puede acarrear realizar esta actividad y de alguna manera lo den por tierra y no la realicen. Sirve para disuadir previamente, a posteriori tendrán que hacerse cargo de las multas que correspondan que dictaminará el Juzgado de Faltas”.

    Florencia Diez y Alejandro Cimiotta dialogaron con la prensa.
    A %d blogueros les gusta esto: