• Hoy 6 - Zárate - 7.9° / 8.8°
    • Nublado
    • Presión 1026 hpa
    • Humedad 65%
  • “Hay 25 mil personas que viven en asentamientos”

    6/1/2021

    Las condiciones socio- económicas en las cuales se asienta la pandemia en Zárate son muy precarias. Hay condiciones comunes al resto del país y que tiene que ver con las políticas públicas que puede aplicar un gobierno y otras endémicas, en donde participa directamente el municipio.
    Desde finales de los noventa los asentamientos y la proliferación de barrios “informales” comenzaron a proliferar, luego del gran hito que fue reubicar a la “Carbonilla” durante el gobierno del ex intendente Aldo Arrighi.
    La crisis económica y social del 2001 marcó un punto de inflexión y las usurpaciones de terrenos privados y públicos fueron una constante en Zárate, apuntaladas en muchos casos por profesionales y la propia clase política dirigencial. Pero lo concreto es que el hábitat es una necesidad. De hecho la propia gestión del intendente Cáffaro lo reconoció desde el 2007, cuando asumió su mandato, con la aplicación del programa lotes con servicios; algo que terminó siendo insuficiente para la alta demanda social en este rubro.
    De hecho el propio Ejecutivo pudo desarrollar dos grandes acciones en este sentido, la reubicación de 53 familias de Los Pomelos hacia Pellegrini al 3900 y la reubicación de las familias que vivían sobre el cañadón del Urquiza a Noya y Pividal.
    Sin embargo, muchas personas siguen viviendo en condiciones socio-ambientales de extrema vulnerabilidad, en asentamientos o barrios sin los servicios básicos.
    25 MIL PERSONAS EN ASENTAMIENTOS
    En la capa social “más profunda”, que no conoce la dinámica y la presencia del Estado, sigue siendo la más relegada a nivel local. Y el propio Ejecutivo municipal debió reconocer estadísticas de un trabajo de relevamiento territorial que debieron hacer como diagnóstico en la planificación del programa de hábitat Solidaridad; “25 mil personas viven en asentamientos, en estado de necesidad, de urgente cambio y de mejoramiento de su hábitat”, así lo manifestó el directivo de la SAPEM Costanera, Alberto Nicosia. Precisamente esta empresa con mayoría accionaria municipal será la encargada de licitar, adjudicar y coordinar las obras de mejoramiento barrial y de hábitat que se desarrollarán en el marco del programa anunciado la semana pasada en el estadio de Defensores Unidos.
    Es un dato que siempre impacta, y que confirma que cada vez hay más gente viviendo en condiciones infrahumanas, en asentamientos, hacinados y sin los servicios básicos para subsistir como el agua potable.
    Lo que anticipa el propio Ejecutivo municipal, es que para todas estas personas que viven en asentamientos llegarán las obras correspondientes y se intentará dar soluciones en materia de hábitat.
    El gran problema era que el gobierno provincial carecía de datos actualizados sobre estos asentamientos. El último informe lo brindó la ex gobernadora Vidal y data de finales del año 2016.
    Por lo menos ahora se tiene un informe municipal actualizado sobre la cantidad de personas viviendo en estas condiciones y con un diagnóstico real, se puede aplicar una política estatal más eficiente y efectiva.
    AMBA MARGINAL
    Según el último del diario La Nación, de mayo del año pasado, en los 40 municipios que rodean a la Capital Federal hay 1414 asentamientos precarios, donde viven 1.383.933 personas y 452.256 familias.
    Se trata, en realidad, de una estimación que hizo el medio nacional al no existir estadísticas oficiales solventadas por un trabajo de campo. De hecho La Nación toma la información de la Fundación Techo; una ONG que parece ser la única entidad que camina y trabaja en los asentamientos.
    Precisamente esta ONG confirmó que en la ciudad de Zárate vivían casi 5 mil familias en asentamientos y otras 630 en Lima.
    Cuando se habla de asentamiento, Techo lo define como un conjunto de un mínimo de 8 familias agrupadas o contiguas, en donde más de la mitad de la población no cuenta con título de propiedad del suelo, ni acceso regular a al menos dos de los servicios básicos: agua corriente, energía eléctrica con medidor domiciliario y/o sistema de eliminación de excretas a través de la red de alcantarillado regular.
    Para el gobierno bonaerense, según su último informe, en Zárate hay 22 asentamientos distribuidos en diferentes rincones y zonas de la ciudad.
    En tanto, para la Cooperativa Eléctrica, entidad que realizó un censo por la ciudad en el marco de su plan de urbanizar y dotar de electricidad a tales asentamientos, contabilizaron 12 mil hogares viviendo en estas condiciones.
    Hogares, personas, familias; son parámetros para contabilizar en función de la aplicación de una política pública que debe aplicarse de inmediato para dar respuestas a estas miles de personas.
    En general, se podría calcular que cerca de un 20% de la población de Zárate y Lima viven en asentamientos, sin los servicios básicos.

    Muchas personas siguen viviendo en condiciones socio-ambientales de extrema vulnerabilidad.
    A %d blogueros les gusta esto: