• Hoy 7 - Zárate - 10° / 15.4°
    • Despejado
    • Presión 1026 hpa
    • Humedad 80%
  • Violencia en los hospitales: la otra preocupación de los médicos enfermeros

    14/1/2021

    Días atrás informamos que una persona mayor de edad ingresó a la guardia del Hospital “Virgen del Carmen” para atenderse por unas curaciones y los médicos notaron que estaba bajo los efectos del alcohol porque se presentó de forma agresiva. Según informaron desde el nosocomio, se lo curó correctamente, en tiempo y forma, y cuando se estaba retirando del establecimiento; volvió a violentarse y rompió un vidrio.
    Finalmente fue retirado por personal de seguridad y la situación no pasó a mayores.
    No es nueva la situación que padecen muchos profesionales médicos y enfermeros; quienes deben convivir con pacientes violentos diariamente, especialmente los fines de semana, en las guardias de los hospitales bonaerenses. Porque mientras que el trabajo de los médicos y enfermeros es “salvar vidas”, los insultos, los empujones y las amenazas con palos, armas blancas u otros objetos es preocupante. Y son los propios médicos quienes terminan poniendo en riesgo sus propias vidas en su lugar de trabajo.
    La agresividad contra ellos se da casi por igual en hospitales públicos y privados, y la presencia de personal de seguridad o la instalación de las cámaras de vigilancia -incorporada los últimos años- ya no alcanzan como elementos de prevención.
    De acuerdo a las estadísticas que relevó la Federación de Médicos de la Provincia de Buenos Aires (FEMEBA) a mediados del año pasado, hay tres causas que “explican” el 62% de los ataques: demora o tiempo de espera en la atención al paciente o familiares (25,7%), estado mental del agresor producto de las droga, el alcohol o alguna enfermedad preexistente ( 18,1%) o informar un resultado médico inesperado por el paciente o familiares (18,1%). Pero si esto se suma que no se cumplió con las expectativas del paciente en cuanto a la atención, la cifra sube al 80%.
    Desde FEMEBA pretenden que se modifique el Código de Falta y este tipo de conductas tengan alguna penalidad con fines disuasivos, por ejemplo treinta días de arresto.
    Aunque todavía es una propuesta que está en discusión en función de proteger a los propios profesionales de la salud de este tipo de situaciones.

    Hospital de Zárate: No es nueva la situación que padecen muchos profesionales médicos y enfermeros; quienes deben convivir con pacientes violentos diariamente.
    A %d blogueros les gusta esto: