• Hoy 7 - Zárate - 12.5° / 16.9°
    • Despejado
    • Presión 1024 hpa
    • Humedad 48%
  • La causa podría ser elevada a juicio el mes próximo

    18/1/2021

    Un año después del homicidio de Fernando Báez Sosa, crimen ocurrido el 18 de enero de 2020 en Villa Gesell, la causa podría en poco tiempo más ser elevada a juicio oral y público. Ocho jóvenes de Zárate son los imputados en la misma caratulada como homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas.
    En noviembre pasado, la fiscal de Villa Gesell pidió que Máximo Thomsen; Ciro Pertossi, Luciano Pertossi, Lucas Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Blas Cinalli y Ayrton Viollaz, vayan a juicio oral y público. En tanto pidió el sobreseimiento de Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino quienes tienen prisión domiciliaria.
    Ahora, después de los pedidos de elevación a juicio del Ministerio Público y del particular damnificado, la defensa de los acusados a cargo del Dr. Hugo Tomei deberá responder las imputaciones de la fiscalía. Después, el juez de Garantías David Mancinelli deberá en cinco días resolver la elevación a juicio de la causa y se fijará la fecha para el comienzo de las audiencias, explicaron fuentes judiciales
    Según el fiscal general de Dolores, Diego Escoda “se va a hacer todo lo posible para que el debate sea este año, pero la situación dependerá de la pandemia y la posibilidad de que se puedan hacer juicios en este contexto sanitario “.
    Existe la alternativa de la virtualidad, pero si los acusados eligen ser juzgados por un jurado popular (12 ciudadanos que deberán decidir si son culpables o no) la posibilidad de hacer el debate de forma remota podría complicarse.
    Por su parte el abogado de la familia Báez Sosa, Fernando Burlando expresó su convicción de que “no hay posibilidad de que el crimen quede impune por la cantidad de pruebas que hay contra todas las personas que están sospechadas del homicidio de Fernando.
    Los jóvenes zarateños pasan sus días detenidos en la Alcaldía de Melchor Romero, en las afueras de La Plata, alojados en celdas para dos personas, sin tener contacto con otros reclusos, salen al patio a caminar, trotar o tomar sol. Desde hace un mes, volvieron a recibir la visita de sus familiares tras el inicio del aislamiento por el coronavirus: una vez por semana, apenas un familiar por detenido puede ingresar a visitarlo, bajo medidas estrictas de bioseguridad. Los familiares aprovechan la oportunidad y les llevan libros, ropa, elementos de higiene, yerba y cigarrillos.
    El jueves pasado, los padres de la víctima fueron recibidos por el presidente Alberto Fernández.”Conversamos acerca de la vida de Fernando y por sobre todo hablamos de la Justicia para que no quedé en la nada, para que no haya otro Fernando en este mundo, que fue a divertirse y no regresó”, sostuvo la madre de Báez Sosa después del encuentro en la Casa Rosada.

    A %d blogueros les gusta esto: