• Hoy 7 - Zárate - 12.5° / 16.9°
    • Despejado
    • Presión 1024 hpa
    • Humedad 48%
  • Con lo que se sabe del COVID-19 ¿sirve seguir desinfectando todo?

    26/2/2021

    Las posibilidades de contagio por superficies -por fómites, en lenguaje médico- son escasas. El Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC) lo aclara así: “Se considera posible, aunque, hasta el momento, no se ha documentado la transmisión a través de fómites”. Los CDC, su equivalente estadounidense, aseguran que “no se cree que la propagación a través del contacto con superficies contaminadas sea una forma común de propagación de Covid-19”.
    Después de más de cien millones de contagios, no se ha podido probar que alguien se infectó después de tocar una superficie contaminada. “Tras un año de pandemia, las pruebas ahora son claras. El coronavirus SARS-CoV-2 se transmite predominantemente a través del aire, por personas que hablan y exhalan gotas grandes y pequeñas partículas llamadas aerosoles”, zanjaba en un editorial la revista Nature. Y lamentaba que algunas autoridades insistan en la desinfección permanente de superficies: “El resultado es un mensaje público confuso cuando se necesita una guía clara sobre cómo priorizar los esfuerzos para prevenir la propagación del virus”. Eso no quiere decir que dejemos de lavarnos las manos y usar alcohol gel en los comercios, porque el contacto directo es una vía posible de contagio. No es necesario concentrar esfuerzos en desinfectar cartones de leche o paredes de edificios que nadie va a tocar.
    Del Val, directora de la plataforma del CSIC para Covid, se fija en la vertiente psicológica del problema: “A mucha gente le caben como máximo un par de medidas en su vida diaria y una es la mascarilla, la otra es limpiar todo o la distancia y no nos cabe ventilar además”. Elvis García, experto en salud pública de la Universidad de Harvard, considera que el problema con el “teatro de la higiene” es que “es fácil de entender, intuitivo y fácil de atacar”. Y añade: “Lo de las partículas y las mascarillas es más difícil de entender”. No obstante, según la encuesta Cosmo-Spain, del Instituto de Salud Carlos III, el conocimiento de los modos de contagio – la necesidad de ventilar- es alto en España.
    Ya en sus recomendaciones de marzo de 2020, el ECDC sólo aconsejaba limpiar puntos especialmente manoseados, como picaportes, interruptores, pasamanos y botones de ascensor, mientras por las calles el ejército ya fumigaba bancos y aceras al aire libre.
    TOMA DE TEMPERATURA
    En su página para desmentir mitos de la pandemia, la OMS también aclara que las posibilidades de contagiar con los zapatos es “muy baja” y que los escáneres de temperatura no sirven para detectar enfermos de Covid, porque muchos no presentan ese síntoma y aun así son contagiosos. “La pistola para medir la temperatura no tiene mucho sentido. En el ébola sí, porque solo contagiás si tenés fiebre, pero en este caso el coste oportunidad es solo de cara a la galería”, señala García. Y reclama: “Lo que necesitas no son termómetros para los viajeros, sino una cuarentena de diez días”. Además, el ECDC desaconseja el uso de guantes porque “no confieren un beneficio adicional y pueden provocar una higiene de manos inadecuada y una mayor contaminación de las superficies”.

    Trabajos de desinfección del Municipio en espacios públicos de la ciudad.
    A %d blogueros les gusta esto: