• Hoy 8 - Zárate - 18° / 18.5°
    • Nublado
    • Presión 1026 hpa
    • Humedad 58%
  • Reclamos de docentes por la falta de insumos en escuelas

    6/3/2021

    El rol de los docentes nunca estuvo en el foco de las críticas durante todo el 2020 de pandemia. Reconocido por los propios gremios, fueron las y los docentes quienes en su rol social de trabajadores de la educación trataron de mantener la vinculación pedagógica con el alumnado, respondieron un sinfín de preguntas por whatsapp de las familias, aportaron a la contención del grupo en un contexto de incertidumbre y ansiedad y hasta sobrecargar su horario laboral corrigiendo, planificando y coordinando el material educativo reenviando por la gobernación.
    En general, los y las docentes de Zárate posibilitaron que la continuidad pedagógica continuará tal como estaba previsto. Y ahora son los propios docentes quienes siguen posibilitando el regreso a las aulas bajo la modalidad semi-presencial a pesar de la falta de insumos de parte de provincia.
    Si bien el gobierno bonaerense envió mascarillas, alcohol en gel y otros elementos de limpieza, resultan insuficientes.
    Por ejemplo se repartieron cuatro bidones de lavandina para una escuela de Villa Nueva, los cuales se consumirán en menos de tres días de acuerdo al protocolo sanitario. Pero luego no llegaron más bidones. Lo propio sucede con el papel higiénico, el alcohol en gel y otros insumos básicos que no fueron repartidos para los colegios o, en su defecto, fueron insuficientes en relación a la demanda de los establecimientos.
    De parte del Consejo Escolar se está al tanto de la realidad de las escuelas, de hecho son la primera línea de consulta y reclamo de los propios directivos. Y en verdad poco pueden hacer en relación a tal situación si el “cuello de botella” se produce en la provincia. En Zárate son son muchas escuelas, las cuales durante un año permanecieron cerradas, y que ahora demandan, aparte de las obras de mantenimiento, insumos sanitarios y de limpieza. Un gran frente de tareas que, hasta el momento, no es acompañado por la gestión provincial de acuerdo a lo comentado por docentes y directivos.
    Otra situación registrada son las mascarillas que envió el gobierno bonaerense, que en muchos casos se cortan los cordones de sostén y resultan inútiles.
    En detalle, hay cuestiones estructurales que vienen de arrastre y de un año de escuelas cerradas y que están relacionadas con lo estrictamente edilicio. Con obras de mantenimiento que el consejo escolar ha encarado y que se están tratando de resolver.
    Y por otro lado, está lo sanitario, y todos los insumos que deben proporcionarse para el desarrollo de las clases bajo este nuevo esquema de semi- presencialidad.
    Finalmente, la mayoría de las escuelas pudieron sostenerse en el esquema de semi- presencialidad planteado en base a sus cooperadoras, que debieron afrontar gastos aún cuando permanecieron todo un año sin ingresos, gastando en muchos casos sus ahorros, o mediante la compra de insumos de parte del personal docente, ya sea en papel higiénico, en la compra de lavandina o de alcohol en gel.

    A %d blogueros les gusta esto: