• Hoy 20 - Zárate - 9.4° / 11.5&deg
    • Despejado
    • Presión 1022 hpa
    • Humedad 57%
  • ¿Sirven los antibióticos en COVID-19?

    5/6/2021

    La pandemia de COVID-19 constituye un reto sin precedentes en todos los aspectos de la atención sanitaria, también en el uso efectivo de los antibióticos y el manejo de infecciones bacterianas. La prescripción excesiva o inadecuada de tratamientos antibióticos en el contexto de la pandemia podría facilitar el desarrollo de bacterias resistentes y reducir la eficacia de futuros tratamientos, por lo que debe extremarse la prudencia en la utilización de este tipo de medicamentos.
    La COVID-19 es una infección viral y, por tanto, no se trata ni se previene con antibióticos, aunque hay pacientes diagnosticados en los que existe confirmación o elevada sospecha de coinfección o sobreinfección bacteriana. En estos cuadros clínicos es inevitable considerar la prescripción de tratamiento antibiótico.
    La infección por SARS-CoV-2 nos enfrenta con múltiples desafíos. Uno de ellos es indudablemente el discernimiento del uso adecuado de los recursos, entre los cuales los antibióticos son tal vez uno de los más valiosos. La inadecuada prescripción de antibióticos podría asociarse a un aumento en las tasas de resistencia antimicrobiana, por lo que se debe extremar la prudencia y la responsabilidad en su uso.
    Estudios realizados recientemente demuestran que más del 70-80% de los pacientes con diagnóstico de SARS-COV-2 recibieron tratamiento antibiótico.
    Este rápido incremento en la utilización de la antibioticoterapia puede causar un aumento significativo en la selección de patógenos bacterianos resistentes, junto con la aparición de otras infecciones asociadas como Clostridium difficile, con una aceleración en la postpandemia.
    Se estima que más de 10 millones de personas podrían morir a causa de las infecciones por bacterias resistentes para el 2050, acortándose este período debido al impacto devastador por el sobreuso durante la época de pandemia, resulta imperioso estandarizar y seleccionar a los pacientes que requerirán tratamiento antibiótico durante la infección por SARS-COV-2.
    Según las series, dependiendo la gravedad del cuadro, y las comorbilidades del paciente se pudo observar una tasa de coinfección bacteriana al ingreso de entre un 3,5- 5 %.
    Por todo lo expuesto previamente, no se recomienda el uso de antibioticoterapia en los pacientes con diagnóstico confirmado de SARS-COV-2 con cuadros leves.
    La vacunación es nuestra mejor herramienta para reducir el riesgo de infección grave y hospitalización con SARS-CoV-2. La reducción de este riesgo también tiene un efecto importante en la reducción de la demanda de antibióticos, y no debemos subestimar los programas de vacunas eficaces como nuestras piedras angulares de la administración antimicrobiana.

    Dr. Federico R. Simioli Médico Infectólogo M.N. 134255 M.P. 551400