• Hoy 15 - Zárate - 8.3° / 10.5°
    • Despejado
    • Presión 1028 hpa
    • Humedad 64%
  • Complicado panorama laboral

    7/6/2021

    El Gobierno prevé que la cuarta central nuclear, Atucha III, que se quiere construir con financiamiento de China y estará ubicada al lado de Atucha I y II, se concrete. Ahora anuncian el inicio de su operación hacia 2028.
    Pero siguen siendo palabras y promesas, dado que los trabajadores del rubro de la construcción viven un panorama laboral “complicado”, sin obras ni proyectos importantes surgidos de una agenda productiva y laboral en plena pandemia.
    Respecto a las nuevas informaciones del gobierno nacional, la inversión total estimada de la nueva planta, de 1.250 megavatios de potencia, es de US$ 7.900 millones y el aporte de los capitales chinos será de 85%, recordó la Jefatura de Gabinete de Ministros en su reciente informe de gestión enviado al Senado nacional.
    A comienzos de abril pasado el secretario de Energía, Darío Martínez, mantuvo una reunión por videoconferencia con directivos de la Agencia Nacional de Energía de China (NEA) y de la Corporación Nuclear Nacional de China (CNNC), en la que se acordó avanzar en las gestiones para la construcción de Atucha III.
    El informe de la Jefatura de Gabinete nacional detalló a los senadores que la nueva central nuclear, con tecnología Hualong, podría producir anualmente 9.460 GWh (gigawatt hora) brutos (8.751 GWh netos), durante una vida útil de al menos 60 años.
    Ese aporte, según destacan analistas del sector, sería equivalente a la demanda eléctrica actual que se registra para todo el país cada tres semanas.
    El desarrollo del proyecto, se indicó en el informe oficial, “generaría 7.000 puestos de trabajo directos y 2.000 indirectos en la etapa de construcción, así como 500 empleos durante la operación comercial, y el sostenimiento de otros 12.000 vinculados directa e indirectamente a la industria metalúrgica nacional”.
    En 2014 se firmó con el país asiático el Convenio Marco de Cooperación en materia económica y de inversiones (aprobado por la ley 27.122) y el Convenio Complementario de Cooperación en materia de infraestructura, que promovía el desarrollo conjunto de un plan de cinco años de duración.
    Posteriormente, en abril de 2017, en ocasión del 3° Diálogo Estratégico China-Argentina para la Cooperación y Coordinación Económica, se extendió hasta 2021 ese plan (que contempla las centrales nucleares cuarta y quinta). Durante ese encuentro de abril, los representantes de ambos países repasaron el estado de las negociaciones en curso, y también se evaluó la posibilidad de potenciar un vínculo bilateral que incluya la exportación de servicios y componentes locales para proyectos nucleares chinos, como la extensión de vida de centrales nucleares en ese país.
    Se destacó, en aquella oportunidad, el inicio de la operación comercial de la unidad 5 de la planta china de Fujiang, de referencia para el proyecto en la Argentina, así como la puesta en marcha del primer reactor de tecnología Hualong fuera de China, la unidad 2 del complejo nuclear de Karachi, en Pakistán.
    A raíz de estas nuevas promesas que trascendieron desde el propio gobierno nacional, trabajadores de la construcción vuelven a pedir prioridad para el proyecto en función del desempleo reinante en la región, de la falta de proyectos industriales y productivos y que el propio gobierno cumpla con sus palabras de generar una agenda productiva y laboral que avance hacia la industrialización del país.

    Maqueta de Atucha III, que sería la cuarta central nuclear del país y la tercera ubicada en la localidad de Lima.
    A %d blogueros les gusta esto: