• Hoy 6 - Zárate - 16.5° / 18.5°
    • Nublado
    • Presión 1011 hpa
    • Humedad 75%
  • Rige el mismo valor de las tasas del año pasado

    14/4/2022

    Se trata de meses inéditos para la gestión municipal del intendente Osvaldo Cáffaro, con varios frentes abiertos aún sin resolución, desde lo administrativo, lo financiero y lo político.
    En principio, desde lo financiero, no ingresó un proyecto de subas de tasas municipales; es decir que las mismas siguen costando lo mismo del año pasado con una inflación descontrolada. Esto, claramente, va en detrimento de la estabilidad de las arcas municipales.
    Luego de la derrota legislativa en las elecciones de noviembre del año pasado, el Ejecutivo municipal ingresó en el Concejo Deliberante casi cincuenta expedientes fuera del orden del día que fueron aprobados con la mayoría oficialista. Con ello vino el tratamiento del aumento de tasas, un expediente sensible que terminó recibiendo un trato legislativo desordenado y se terminó desaprobando.
    Por ello los contribuyentes podrán ver en sus recibos municipales que el importe a pagar de enero, febrero, marzo y abril fue el mismo de diciembre. Se preveía que el proyecto de ordenanza municipal, que habilite el aumento de tasas, se iba a tratar durante el verano en una sesión extraordinaria. Sin embargo, el expediente no fue elevado al Concejo Deliberante. Y luego de todo el movimiento de autoridades y bloques en el seno del HCD, este proyecto entró en un mar de incertidumbres. Lo cierto, es que los baches financieros del Ejecutivo, con precios de tasas del año pasado, se tornan cada vez más grandes.
    El proyecto que proponía el oficialismo local giraba en torno al 35 y el 40% de aumento para las tasas municipales de Prevención Urbana, Aguas y cloacas e Higiene Urbana.
    En cuanto a lo administrativo, hay áreas de gobierno claves que aún no se completaron con funcionarios, por ejemplo Defensa Civil, Seguridad, Desarrollo Económico y Salud; teniendo en cuenta que se trata de áreas claves para actuar en caso de emergencias climáticas, prevención del delito, coordinación de programas productivos de Nación y Provincia y de campañas sanitarias como la gripe y el COVID-19.
    Finalmente el aspecto político pasó a ser prioritario para el gobierno municipal que pensaba poner el foco en la gestión pública, con la negociación de más obras para el distrito y la ejecución de varios proyectos en marcha. Ahora deberá negociar la aprobación de proyectos en el seno del Concejo Deliberante. Por eso, se abren importantes desafíos para el Ejecutivo en un contexto de inflación descontrolada, en lo económico e internas dentro en el Frente de Todos.

    A %d blogueros les gusta esto: