• Hoy 29 - Zárate - 21.6° / 24°
    • Nublado
    • Presión 1008 hpa
    • Humedad 71%
  • Una masiva marcha de vecinos pidió justicia por el femicidio de María Alejandra Abbondanza

    24/9/2022

    La causa que investiga los hechos del femicidio de María Alejandra Abbondanza sigue su curso y en las últimas horas se conocieron nuevos detalles del allanamiento a la vivienda de Alberdi y Moreno, que complica más la situación de los acusados.
    Luego del crimen ocurrido el viernes de la semana pasada en pleno centro de la ciudad de Campana, se plantearon diferentes interrogantes en torno a la participación que tuvieron los padres de Agustín Chiminelli en el ataque a la mujer de 38 años.
    Hasta el momento se pudo reconstruir que cerca de las 17 horas, María Alejandra Abbondanza salió de su domicilio junto a su perro para dar un pase y que, tal como lo demuestran los registros fílmicos de una cámara de seguridad, al encontrarse con Chiminelli en la puerta de la vivienda del sujeto, cruzan algunas palabras y se la observa a la víctima ingresar a la casa.
    Las filmaciones demuestran que Alejandra no volvió a salir de la finca y, de hecho, si se lo observa a Chiminelli entrar y salir en reiteradas oportunidades con bolsas, las cuales después se comprobó que tenían elementos que lo incriminaban en el hecho.
    Con el correr de las horas también se conocieron testimonios de relevancia: por un lado, declaraciones de ex parejas del femicida que relataron las acciones violentas del sujeto hacia ellas, que las obligaron a tener que solicitar una medida de restricción perimetral para protegerse; por otro lado, las palabras de familiares, vecinos y personas del entorno de la víctima quienes detallaron cómo el día de la desaparición de la mujer, el propio Chiminelli se mostró públicamente en la puerta de su domicilio exponiendo un alto grado de cinismo.
    Estos detalles no son menores, dado que en la jornada de ayer, Agustín Chiminelli se volvió a sentar frente a la fiscal de la UFI Nro. 2 de Campana, la Dra. Laura Brizuela, quien le exhibió las pruebas halladas en su contra, tales como los testimonios de las ex parejas, como fotografías tomadas durante el allanamiento a la vivienda. Al igual que a comienzos de semana, Chiminelli se negó a declarar.
    Con respecto a los padres, cabe recordar que ambos se desligaron del hecho argumentando que desconocían lo ocurrido y que su propio hijo les confesó el crimen cuando la policía llegó al domicilio de Alberdi al 700. Ahora bien, también se supo que cuando los uniformados irrumpieron en la vivienda, Liliana Esther Sanchez, madre de
    Agustín y esposa de Carlos Rubén Chiminelli, intentó evadir a los investigadores
    indicándoles que un garage al que los uniformados pretendían entrar, no pertenecía a su domicilio, sino que era de una vivienda lindera, lo cual era una mentira.
    Precisamente, cuando los efectivos ingresaron a la propiedad advirtieron la presencia de un balde y una mopa con rastros de sangre, manchas hemáticas en el marco de una puerta y hasta una huella de una mano. Fue casi en simultáneo, que los investigadores encontraron a pocas cuadras los elementos ensangrentados que habían sido descartados por Chiminelli.
    Entre los elementos que restan analizarse están los celulares de los implicados y de la propia Alejandra, cuya pericia podrá aportar datos relevantes sobre los días previos al femicidio.
    Por el momento, Agustín Chiminelli y sus padres, Carlos Rubén Chiminelli y Liliana Esther Sanchez, continúan imputados como coautores del delito de “homicidio agravado por haber mediado violencia de género”.

    Abrir chat
    ¿Tenés algo para compartir con nosotros?
    Escanea el código
    Hola! Estamos acá para vos
    A %d blogueros les gusta esto: