• Hoy 30 - Zárate - 19.9° / 21.3°
    • Despejado
    • Presión 1013 hpa
    • Humedad 79%
  • En la octava jornada del juicio testimoniaron peritos sobre muestras de ADN

    12/1/2023

    Ayer miércoles se desarrolló la octava audiencia del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, asesinado a la salida del boliche Le Brique el 18 de enero de 2020. Como se preveía fue una jornada más técnica, dieron su testimonio peritos que participaron en el análisis y extracción de las muestras de ADN y los policías que abrieron los celulares de los ocho acusados.
    La primera testigo fue Graciela Parodi, perito que intervino en la extracción de muestras de sangre de las prendas de los acusados y de la víctima, explicó cómo se realizó el procedimiento. Si bien no atribuyó ninguna prenda ni calzado a ningún imputado, la perito Graciela Parodi reveló que habían varias prendas con manchas de sangre. Entre ellas, contó que había una camisa blanca, una chomba gris, un pantalón de jean, una bermuda azul, un pantalón de gabardina marrón claro y zapatillas, mostró una de las zapatillas Cyclone -utilizada por el acusado Máximo Thomsen- con manchas de sangre en la suela en el lateral derecho.
    La perito química Norma Tramontini confirmó lo analizado por Parodi. Si bien no nombró a Thomsen, hizo hincapié en la zapatilla derecha del imputado. Tal como consta en el expediente, afirmó que las dos manchas detectadas corresponden a «positivo para sangre humana». Sobre la zapatilla de su pie izquierdo, aclaró que no se pudo peritar químicamente porque es muy pequeña la muestra en la suela.
    Luego de un cuarto intermedio, declaró el perito César Guida, que intervino en los análisis de ADN realizados en el marco de la instrucción. Leyó un listado con más de 10 elementos entre los que había remeras, camisas, pantalones y una pequeña gasa de los imputados. En todos los casos, la sangre pertenecía «al perfil único identificado como Baez Sosa». Tambien reveló que la muestra tomada del meñique izquierdo de Fernando detectó coincidencia con los perfiles «identificados como de Blas Cinalli y Báez Sosa, de ambos, en pequeñas proporciones». Estaba debajo de la uña.
    Continuo la audiencia con la declaración de tres policías de la PFA encargados de extraer y analizar los casi dos terabytes de información alojados en los nueve teléfonos celulares secuestrados a los acusados al momento de su detención. Lo que hicieron fue explicar solamente cómo extrajeron la información. Así terminó la octava jornada de juicio, otra jornada importante para el proceso judicial.
    Los familiares de los imputados en el penal
    Los padres y madres de los ocho imputados llegaron ayer, alrededor de las 16.50 al penal de Dolores donde visitaron a sus hijos, tras la octava jornada del juicio oral.

    La primera testigo de la jornada de ayer en el Tribunal de Dolores fue Graciela Parodi, perito que intervino en la extracción de muestras de sangre de las prendas de los acusados y de la víctima, explicó cómo se realizó el procedimiento.
    Abrir chat
    ¿Tenés algo para compartir con nosotros?
    Escanea el código
    Hola! Estamos acá para vos
    A %d blogueros les gusta esto: