• Hoy 27 - Zárate - 15.6° / 17.6°
    • Lluvia
    • Presión 1005 hpa
    • Humedad 90%
  • Cáffaro reconoció que el conflicto gremial perjudica a los vecinos

    1/4/2010

    Por primera vez en veintiún días de conflicto con los trabajadores municipales, el intendente Osvaldo Cáffaro habló sobre la situación. A raíz de lo que considera desmanes en la forma de efectuar el reclamo por una recomposición salarial, el mandatario sostuvo que el Ejecutivo priorizará el orden público. La negociación, que debería continuar la próxima semana, no continuaría por parte del Municipio de seguir las medidas de protesta de los gremios.
    “Estamos padeciendo un conflicto que se ha agravado en cuanto a que afecta a los vecinos”, dijo Cáffaro haciendo referencia a las escuelas, centros de salud, templos religiosos, instituciones financieras y habitantes que residen en las cercanías del Palacio Municipal. “Hay un grado de irracionalidad sobre los límites”, agregó expresando su preocupación por la situación, “todos tienen derechos de expresarse y manifestarse pero nosotros estamos para preservar la paz social y vamos a hacer lo imposible para garantizarla”.
    Muy crítico con el número de manifestantes que llevan a cabo acciones que las autoridades locales consideran excesivas –según cifras oficiales sólo un 10% se adhirió al paro y, de estos, muy pocos participan de las asambleas-, el intendente sostuvo que la decisión de los trabajadores de no acatar la conciliación obligatoria dictaminada por el Ministerio de Trabajo es un “error”.  En ese contexto sostuvo que  “eso de estar al margen de la ley abre otros caminos y otras instancias”, por eso podría evaluarse la posibilidad de descontar los días no trabajados.
    Para poner un coto a toda la situación planteada y poder preservar el orden público, el jefe comunal indicó que tomó contacto con referentes de los ministerios de Seguridad y de Justicia.
    “Jamás vamos a usar la fuerza pero creo que se han excedido los límites así que van a actuar quienes tengan que actuar”, manifestó.
    Sin embargo, el subsecretario de Gobierno, Alan Fortune, quien desmintió versiones sindicales que señalaban que el Ejecutivo había tomado conocimiento de la conciliación obligatoria con antelación a que se efectivizara, apuntó contra el Ministerio de Trabajo.
    “Nos preocupa su silencio y pasividad respecto a esta situación de violación de la conciliación”, dijo, “esperamos que actúe en consecuencia”.
    Por su parte, el secretario Jefe de Gabinete, Pablo Giménez, hizo hincapié en que por primera vez en los dos años de gestión el Municipio no podrá cumplir con los pagos de haberes para todo el personal. Cabe recordar que se adelantó que los funcionarios cobrarán en forma diferida, incluso después de Semana Santa. “Esto es importante para que los vecinos sepan que cuando se hacen este tipo de paros y se protesta de esta forma, se resiente toda la estructura municipal”, expresó.
    Además, el funcionario hizo mención a la posible filtración de otros intereses en el conflicto salarial. Sostuvo que esta última etapa de la situación “parece sobreactuada” y señaló que “tenemos la sospecha de que la escala del conflicto pasó de ser institucional a política”.
    ESPERAN UN GESTO DE LOS GREMIOS
    Sobre el reclamo salarial de los trabajadores, un 20% retroactivo a enero, y la propuesta del Ejecutivo, un 22% desdoblado en dos partes –una a cobrar en abril y la otra en el mes de julio-, Cáffaro dijo que todo lo ofrecido es en función de lo presupuestado y en base a la media que se discute a nivel provincial. No obstante, indicó que hay posibilidades de mejorar la oferta pero “en el marco de una negociación y consensos, no en el de la prepotencia y la fuerza”.
    Si bien indicó que la negociación no estaba cerrada y que incluso podría evaluarse el pago retroactivo a enero, el intendente indicó que “no somos una empresa productiva que puede aumentar acorde aumenta la producción, somos el Estado municipal, el Concejo Deliberante aprobó un presupuesto donde estaba previsto el incremento pero con recursos limitados, en función de eso uno puede avanzar”.
    Para continuar con la negociación, el Ejecutivo esperan un gesto por parte de los gremios. “Primero acatar la conciliación, segundo bajar el clima de violencia y presión y tercero encontrar las condiciones para el diálogo que nunca se cortó”, enumeró las condiciones el Jefe de Gabinete.
    Por su parte, el secretario de Gobierno, Ariel Ríos, dijo que el próximo martes, fecha en la que fue pautada una nueva audiencia entre las partes y el Ministerio de Trabajo, van a presentar una nueva oferta en tanto y en cuanto el clima deje de ser tenso, “caso contrario vamos a pensar si nos presentamos, no se puede seguir negociando con presión continua; nos sentamos a dialogar, fuimos al Ministerio, dimos tres propuestas, pero en un marco de violencia y agresión vamos a tener que pensar si concurrimos”.

    La Plaza Mitre estuvo tomada

    Si bien hay un reconocimiento en las autoridades municipales del tremendo daño que está causando la rebelión de un sector de los trabajadores municipales a los vecinos zarateños, no hay acciones concretas para desalojar la Plaza Mitre y habilitar la circulación pacífica por ella los días de protesta. La Plaza ayer estuvo tomada, la basura se amontonó y se ven pocas posibilidades ciertas que no sigan allí los reclamos.
    Acusaciones van y vienen, del Ejecutivo a la Justicia y a la Policía, del sector en conflicto a los responsables de la administración municipal y de estos a sectores políticos opositores, pero lo cierto es que nadie actuó para evitar el descontrol que se vivió estos días frente al Municipio. Más allá de todo, la inacción es una muestra más que el Departamento de Legales municipal –donde abundan abogados- no tiene la mínima idea de cómo actuar frente al conflicto para liberar a los vecinos de este padeci

    Una postal de la plaza Mitre durante estos días: basura desparramada por todos lados.

    miento y mostrar una ciudad digna, prolija, que refleje la capacidad de Gobierno que la conduce. No se trata de usar la fuerza, como dijo el intendente en un reportaje con LA VOZ, sino de hacer cumplir la ley, que es la madre de todas las batallas y que regula la convivencia.
    El dejar hacer ha llevado a situaciones insólitas en nuestro país como el corte del puente Gualeguaychú –Fray Bentos por dos años consecutivos. Se espera que la carpa que estuvo instalada ayer en plaza Mitre no vuelva a seguir estando como ya ha ocurrido en otros conflictos. Esta forma de extorsión mezquina que es permitida bajo el falso concepto de mantener la “paz social” (una paz ficticia, como lo mostraron las altas llamas de la quema de neumáticos), ¿hasta cuándo se seguirá tolerando?.